“Copié Moby Dick a mano”: los secretos de la escritura de Nadeem Aslam

2 de octubre de 2013 No Comments

CCCB © Jordi Gómez, 2013

Leemos novelas para pasar-lo bien, para saber más, o por el placer de dejarnos llevar por una buena historia, pero detrás de cada libro siempre hay un autor y un proceso de escritura singular, que puede ser largo o corto, placentero o tortuoso, y con unas técnicas y dinámicas propias que el lector pocas veces llega a conocer.

Durante su conferencia en el CCCB, el escritor Nadeem Aslam compartió con nosotros algunos de los secretos de su escritura, y habló de sus estrategias para escribir y sus inicios como escritor. Son consejos que agradeceran los aspirantes a escritor, pero también los amantes de la literatura en general y los lectores de El jardín del hombre ciego (Mondadori, 2013), su última novela.

En este primer fragmento, Aslam explica la importancia que tienen las libretas en su proceso de escritura. (Podéis escucharlo en el vídeo de la conferencia, minuto: 33:55)

Desde que tenía 20 años mantengo unas libretas donde apunto todo lo que me parece interesante: un comentario que me hagan, una imagen, una cita de un libro, algo que he visto por la calle… Tengo más de 100 libretas. Cuando me siento a trabajar y escribo un capítulo, cojo una de estas 100 libretas de manera completamente aleatoria, puede ser una libreta de hace 25 años o la que usé ayer, y luego tomo la primera anotación e intento encontrar un sitio en la página donde encaje. Si puedo colocarla lo hago, y luego marco con una cruz que he usado esa anotación para no repetirla. Después sigo con la segunda anotación, y con la tercera, y voy repitiendo el proceso hasta repasar toda la libreta. Al final del día, toda la página estará llena de pequeñas notas e ideas que luego añadiré al texto. Si luego lo repaso y no me gusta, lo borro y vuelvo a ponerlo en la libreta, no porque sea una mala idea, sino porque no debe ir allí, pero sé que tarde o temprano encontrare sitio para aquella anotación. [...] En un capítulo extenso puedo repasar cinco o seis libretas, por lo tanto a nivel práctico he estado escribiendo estos libros desde mi primera libreta, porque recogen pensamientos de cuando tenía 20 años. Además de la libreta también soy un ser humano, tengo una madre, un padre, sobrinos, novias…. Estas experiencias también entran en las novelas, porque la referencia principal siempre es mi vida. Puedo cambiar cosas para que se ajusten a la necesidades de la historia, claro, pero si quiero hablar de una madre en la novela, la referencia será mi madre.

La manera como Nadeem Aslam aprendió el inglés literario también es destacable. La familia del escritor se exilió en Inglaterra cuando él tenía 14 años, y para resolver sus problemas con la lengua inglesa empezó a leer a los grandes novelistas y hasta llegó a copiar sus obras a mano. (Minuto 41:40 de la conferencia)

En Pakistán no éramos ricos, éramos de izquierda. Si eres rico en Pakistán puedes enviar los hijos a escuelas donde se les enseña inglés, pero yo fui a colegios del gobierno donde te educaban en urdu, y cuando vine a Inglaterra a los 14 años tenía un inglés muy básico, del estilo «esto es una mesa, esto es el suelo ». En la escuela inglesa las asignaturas que me iban mejor eran de ciencias, porque en ciencias mi inglés no era importante, tenías que asimilar hechos y reproducirlos, y si lo hacías en un inglés malo no importaba. Pero los temas que me interesaban, literatura, historia, política o filosofía, para todas estas asignaturas era necesario escribir ensayos y argumentar, y yo no podía ni articular un párrafo. Fui a la universidad a estudiar ciencias, pero al tercer año, cuando ya hacía siete que vivía en Inglaterra, me dije que mi inglés no era suficientemente bueno para lo que quería hacer, que era escribir. [...] Como no había podido estudiar las asignaturas que me gustaban en el instituto, en la universidad o hacer un doctorado, me dije que los próximos diez años los dedicaría a esto. Entonces cogía una persona y le preguntaba « ¿Dime, quién es un buen escritor?». Me decía «Thomas Hardy», y luego yo iba y leía todo Thomas Hardy, desde su primera novela hasta la última. Preguntaba a una segunda persona «Dime el nombre de un buen novelista » y contestaba «Nabokov»,  entonces leía todos los libros de Nabokov. Leí Faulkner, Joyce, Conrad, Lawrence… Después quise saber que es un párrafo, cuantos pensamientos permite una página, que es una coma, para qué sirve un punto, y copié todo Moby Dick a mano. Copié As I lay dying  de William Faulkner, Beloved de Toni Morrison, El otoño del patriarca de Gabriel García Marquez, Lolita de Nabokov, Black Meridian de Cormac McCarthy… Aún las tengo, era antes de la máquina de escribir, lo hacía a mano. Era muy importante para mí.

Podéis ver la conferencia completa aquí 

El escritor británico Philip Hensher, próximo participante del cicle LLOCS/LUGARES/PLACES

Philip Hensher

La visita a Barcelona de Nadeem Aslam forma parte del ciclo “Llocs/Lugares/Places. Diálogos con escritores británicos”, organizado en colaboración con el British Council en el marco de Kosmopolis, en el que también participaran Philip Hensher, que vendrá al CCCB el próximo 8 de octubre, y Edward St. Aubyn, que nos visitará el 12 de noviembre.

El Blog CCCBLab gana el Premio Blog Catalunya 2013 en la categoría de cultura y tendencias (corporativo)

30 de septiembre de 2013 No Comments

El Blog CCCBLab ha sido galardonado con el Premi Blog Catalunya 2013 en la categoría de Cultura y tendencias – Corporativo que otorga la Sociedad de la Tecnología y el Conocimiento de Catalunya. El objetivo de estos premios es promover la creación, mantenimiento y promoción de blogs en catalán.

La entrega de galardones tuvo lugar este sábado en el Teatro Auditorio de Granollers. En total se premiaron 32 blogs, distribuidos en 15 categorías temáticas, y un premio especial STIC, en reconocimiento a la tarea hecha para la internet catalana, que este año se ha concedido a Amical Wikimedia: una organización sin ánimo de lucro  que promueve la Viquipèdia, sus proyectos hermanos y el conocimiento libre dentro y fuera de la red.

© STIC.cat, 2013

A esta edición se han presentado más de 1000 blogs, que fueron sometidos a votación popular durante unos meses. Después, un jurado eligió a los finalistas y los ganadores definitivos. Podéis ver la lista de galardonados aquí. ¡Felicidades a todos y gracias a los que habéis votado el Blog del CCCBLab!

El Blog del CCCBLab, presente en internet desde 2009, es el espacio que el CCCB dedica a las reflexiones sobre innovación y cambio cultural, la investigación de nuevos géneros y formatos, la evolución de los públicos o los vínculos entre ciencia, tecnología y cultura, entre otros temas. El blog es una publicación especializada con artículos de fondo escritos por el propio personal del CCCB o por expertos en cada una de las temáticas. También incluye entrevistas, vídeos sobre las actividades del CCCBLab o documentación relacionada.

Cultura de club: Lo más preocupante es que el tinglado sigue en manos de todos aquellos que empezaron algo en los 90

30 de septiembre de 2013 No Comments

Este es uno de los artículos que formarán parte del fanzine sobre cultura de culbus que se está preparando para la próxima sesión BCNmp7 en el CCCB (viernes 11 de octubre en el Teatro). Músicos, DJ’s, periodistas musicales… escriben sobre el fenómeno. ¿Existe o existió la cultura de club? Próxima entrega: Txarly Brown.

Cuando empecé a aficionarme a la música electrónica lo que se entendía entonces por cultura de club significaba alguna cosa, o al menos eso me hicieron creer. Por mi particularidad geográfica frecuentaba Florida 135, en Fraga, una de las tres salas responsables a mi modo de ver de que esta gran pelota que es la música de club avanzara hacia a algún lado en Catalunya y alrededores. España se estaba desperezando de su anterior cultura de club, la ruta del bakalao, para abrazar las corrientes de música electrónica que felizmente ya mandaban en la mayoría de países de nuestro entorno. Fue precisamente en un viaje a Francia cuando Juan Arnau, propietario del club oscense, decidió dar un giro a su programación. Sin embargo, al rememorar esa transición todo lo que me viene a la mente es un camino un tanto espinoso. En la primera sesión del italiano Francesco Farfa en España, si no recuerdo mal durante el otoño de 1994, escuché silbidos. Mucha de la gente congregada esa noche abandonó la sala en la primera media hora para acabar anidando en el parking. La visita de Laurent Garnier en 1995 también produjo sensaciones encontradas. El público no estaba todavía demasiado preparado. Hasta que esa esencia puramente rutera no desapareció no empezamos a utilizar con determinación el término cultura de club. Personalmente siempre he pensado que la estricta pureza del la frase de marras queda enmarcada en la Inglaterra de finales de los 60: Blackpool Mecca, Twisted Wheel o Wigan Casino y la explosión vital del northern soul fueron el comienzo de la auténtica cultura de club. La estética ceremoniosa del público, el culto al baile como forma de vida y el estatus artístico, elevado a categoría de Dios, del selector de discos. ¿Hablamos de eso, no?

David G. Balasch. Font: http://numerocero.es/

Durante la segunda mitad de la década de los 90 nos empapamos de toda la electrónica que entraba sin piedad. Etiquetas como downtempo, drum & bass, IDM, deephouse, 2-step o breakbeat se colaron a la velocidad de un meteorito. Bajo el paraguas de lo novedoso, lo vanguardista y lo supuestamente moderno, llegamos a tragarnos cosas buenas, regulares, malas e incluso infumables. No en la teoría pero sí en la práctica, los filtros fueron casi inexistentes. Cogíamos el Dance De Lux y leíamos todas y cada una de las reseñas en busca de ese disco que nos cambiara la vida. Todo era nuevo, todo merecía escuchas, páginas, charlas acaloradas en la tienda y minutaje en festivales. Monegros gozó incluso durante algunos años de un escenario de drum and bass. Inaudito.

Sin embargo, creo que ese término es un axioma generacional generado por una simple ecuación espacio-tiempo. Me explico. 20 años llevo girando entorno a la música de baile. Tras mis primeras experiencias de club viajé a Londres, donde empecé a pinchar en clubs de funk. Desprovisto del contexto techno, mi abanico musical se amplió. Un año después me trasladé a Valencia, y tres después a Madrid, donde residí ocho años. Durante todo ese tiempo he organizado fiestas, pinchado, he frecuentado y he trabajado para clubes y, sobre todo, he colaborado codo con codo con gente vinculada a la escena nocturna. Me atrevo a decir que nadie en su sano juicio ha seguido utilizando esa expresión más allá de los años 2002-2003. Incluso puedo afirmar que cuando alguien la ha mentado ha sido para hacer un chiste o tachar de pretencioso al que la ha soltado. Durante esa explosión desmedida de etiquetas daba la impresión que la cosa no tenía fin. Escuchábamos a DJ Krush y hablábamos de hip-hop abstracto. Si Kruder & Dorfmeister hacían una remezcla buena, todo el downtempo nos parecía excitante. Si Garnier mezclaba techno, house y drum & bass en una sesión de tres horas eso era el éxtasis. Se le llamaba eclecticismo. Hubo un tiempo en el que había noches de drill & bass en Nitsa, en ellas podías ver a 1200 personas bailando como si no hubiera mañana a un ritmo endiablado: no veo comparación alguna en el actual estado de la nación. ¿No suena esto un poco a ciencia ficción ahora? El público de entonces se ha hecho treinta o cuarentañero, se ha casado, ha comprado una casa y ha tenido hijos o simplemente está a otros quehaceres. Algunos estarán en el paro también. Los que vienen desde abajo suben con el piñón cambiado. La música electrónica ha seguido transformándose, cogiendo derivas interesantes, decepcionantes o irrelevantes, como antaño. Se ha fracturado, como se ha partido en mil también el rock y el pop. Con la desintegración de la industria musical se han ido al garete casi todos los filtros, y, aunque no seré yo quien defienda a los tiburones, no todo son asociaciones buenas cuando hablamos de una caída tan gigantesca. Ya no leemos las mismas revistas porque muchas han sido engullidas por la(s) crisis, así que muchos de esos inputs vienen ahora de publicaciones internacionales. Han desaparecido la mayoría de tiendas de vinilo, motores importantes para dj’s y punto de encuentro de apasionados compradores. A grandes rasgos, el tinglado sigue en manos de todos esos que empezaron algo en los 90, y eso es probablemente lo más preocupante de todo.

Sesión 04 #BCNmp7 Cultura de Clubs

25 de septiembre de 2013 1 Comment

El viernes 11 de octubre tendrá lugar, en el Teatro del CCCB, la última de las tres sesiones que A Viva Veu ha programado para el BCNmp7 de este año. Esta penúltima sesión del ciclo se estructurará en torno a un concepto tan amplio como la Cultura de Clubs.

De entrada, la palabra “club” viene acompañada de connotaciones negativas por el elitismo que puede suponer la pertenencia a uno de estos colectivos. Sin embargo, si repasamos el significado etimológico del término, nos damos cuenta que un “club” es una sociedad de personas para el fomento de un fin literario, político, meramente recreativo, etc. y, especialmente, deportivo. El Diccionario del Instituto de Estudios Catalanes (DIEC) no cita la música entre las disciplinas que giran en torno a estas agrupaciones, seguramente porque el significado de esta palabra se redactó mucho antes de la década de los noventa, una época en la que se popularizó el término “cultura de club” en respuesta a un aumento del número de discotecas que ponían música electrónica no comercial.

Sin embargo, antes ya había clubs que pinchaban música. De hecho, los clubs fueron imprescindibles en la Gran Bretaña de los sesenta, durante la popularización del northern soul. Más adelante, en Estados Unidos, la lista también es larga: CBGB, Studio 54, etc. Los clubs son un elemento imprescindible en la música popular, incluso en género tan alejados geográficamente en sus inicios como el jazz o el flamenco.

Dean Blunt

Poner un club en el epicentro de una escena no es ninguna tontería, y en esta sesión intentaremos hacerlo, precisamente, para rendirles homenaje. Partiendo de la base que reducir una música a las cuatro paredes de un club no es una cuestión elitista sino de respeto histórico y musical, entendemos que alrededor de estas instituciones caben todos los que experimenten cierta afinidad y sensibilidad por una música y, por qué no, por una forma de vivir, vestir, pensar, actuar, bailar, crear y relacionarse.

Para poder comprender el significado de este fenómeno hemos pedido a periodistas, programadores, djs, músicos, propietarios de sellos discográficos y personas que frecuentan estos entornos que nos escriban y divaguen sobre la “cultura de club”.

Headbirds

Todos estos textos de autores procedentes de diferentes ámbitos musicales como Txarly Brown, Alberto Guijarro, David Puente, Carles Novellas, David G Balasch, El Acumulador, Frankie Pizá, Javier Blanquez, John Talabot, Jordi Serrano (Domestica Records), Sergi Alejandre (Boston Pizza Records), Raul Valero, Miqui Puig, entre otros, los recopilaremos en un fanzine que entregaremos a todos los asistentes a la sesión del próximo 11 de octubre. En los próximos días avanzaremos en exclusiva en el blog VEUS CCCB algunos de los textos del fanzine.

Respecto a la línea artística de la sesión, Cultura de Clubs contará con la presencia del ex-Hype Williams Dean Blunt, quien presentará por primera vez en Barcelona The Redeemer”, una obra de gospel oscuro e intenso muy bien acogida por parte de la prensa especializada de ámbito nacional e internacional. Le acompañará el talento de la electrónica local de Headbirds, que une conceptos clave como el UK Garage, el synth-pop y el house de antaño.

BCNmp7: LA ÚLTIMA SESIÓN

La última sesión del ciclo #BCNmp7 la ha programado Lluís Nacenta (coordinador del Máster en Arte Sonoro de la UB) y tendrá lugar el jueves 5 de diciembre en el Teatro del CCCB. Bajo el título MÍNIM-ACCIÓN, la sesión estará dedicada al minimalismo anglosajón con obras de Steve Reich y Roger Goula interpretadas por Roger Goula y por Experimental Funktion. Esta agrupación, formada por Vera Martínez Mehner (violín), Elena Rey (violín), Jonathan Brown (viola), Erica Wise (violoncelo) y Hugo Romano (electrónica), se sitúa a medio camino entre la excelencia en la interpretación de música clásica (Vera Martinez Mehner y Jonathan Brown son violín y viola del Quartet Casals) y las técnicas más avanzadas de experimentación musical. En breve publicaremos en la página web la información del programa completo.

“No quiero que Al Qaeda y los talibanes definan qué es ser musulmán”

23 de septiembre de 2013 1 Comment

Vive en Inglaterra desde los 14 años, pero Pakistán continúa ocupando el centro de su universo literario. El escritor Nadeem Aslam habla, en esta entrevista, de su relación con Pakistán y de los problemas que enfrenta el país. También explica por qué, ateo convencido, se declara musulmán a partir del 11 de septiembre, y habla sobre la experiencia de la emigración. Aslam acaba de publicar en castellano El jardín del hombre ciego (Mondadori, 2013). Visitó el CCCB el pasado 16 de septiembre, invitado por el British Council.