El valor del mejor fotoperiodismo

7 de diciembre de 2011 No Comments

Desde el pasado 23 de noviembre, el CCCB acoge la exposición World Press Photo 11 , que reúne las 170 fotografías ganadoras de este premio internacional de fotoperiodismo reconocido por su calidad y por el debate de fondo que genera. El lema de la exposición, “Ver para creer”, ya denota la clara intención de poner en contacto al público con una visión de la realidad directa y sin filtros.

Esta intención de crear conciencia forma parte de las misiones de Photographic Social Vision, la entidad organizadora de la exposición en Barcelona que este año celebra su décimo aniversario como fundación. Al mismo tiempo, los fotógrafos premiados y representados en la muestra también tienen un triple objetivo común: denunciar, dar voz e informar. Denuncian lo que ven a través de sus objetivos y que a menudo no forma parte de los contenidos de los medios de comunicación; dan voz a personas, situaciones y comunidades que no son visibles fuera de sus fronteras, e informan de manera clara y transparente, a través de imágenes descriptivas o explicativas.

Un hombre de la tribu de los Dinka delante de su casa en Akkach, Sudan del Sur. 3er Premi Fotografías Individuales, Retrato. Autor: Guillem Valle.

Bajo el paraguas de este objetivo común y detrás de cada una de las fotografías, se esconden maneras muy diferentes de ver el mundo. A lo largo del recorrido de la exposición nos interpela la mirada profunda de un hombre dinka en Sudán del Sur, que fija la mirada en el objetivo de Guillem Valle, el fotógrafo catalán ganador del tercer premio Retratos de WPP 11. Su nombre nos recuerda la situación conflictiva y arriesgada que a menudo viven los fotoperiodistas: recientemente Valle fue detenido y agredido por las fuerzas de seguridad egipcias cuando cubría para The Wall Street Journal los enfrentamientos entre la población y la policía en El Cairo. Pocos meses antes, el ganador de World Press Photo 2007, Tim Hetherington, murió mientras cubría la guerra civil de Libia.

Las imágenes sorprendentes y extraordinarias que recoge la exposición a veces implican situaciones de riesgo. Es el precio que paga el fotógrafo para encontrar el momento increíble, el instante necesario para captar un hecho irrepetible. Poco después de la finalización de la exposición Brangulí. Barcelona 1909-1945, todavía recordamos lo que sabemos de la preparación que Josep Brangulí necesitaba a la hora de hacer las fotografías: la instalación del trípode, la ayuda de su asistente, la puesta en escena de lo que tenía delante. El fotoperiodista vive en unas condiciones muy diferentes y, al mismo tiempo, está perdiendo los apoyos tradicionales que le daban visibilidad. La prensa generalista no explica la realidad a través de sus miradas, pero eso no significa que el fotoperiodismo desaparezca. Internet, las redes sociales y los fotógrafos unidos en colectivos son la nueva gran plataforma de difusión de estas visiones honestas de la realidad. Pero no es la única: los museos y centros de arte también acogen estas obras, como es el caso de World Press Photo 11, que las hace visibles, pero sobre todo las pone en valor y las encara con nuestra mirada.

“Ver para creer”, por ejemplo, la historia trágica de la joven afgana Bibi Aisha, capturada por Jodi Bieber. O ver para creer los enfrentamientos contra el gobierno de Tailandia, las consecuencias devastadoras del terremoto de Haití, las inundaciones en Pakistán o los refugiados de Somalia. En esta exposición conviven muchos momentos amargos, pero su yuxtaposición nos da una nueva visión del mundo y nos hace más ricos de opinión, de sentido crítico y de sensibilidad.

Ver galería de fotos de todos los ganadores de World Press Photo 2011

Religión y esfera pública: elementos para un debate

7 de diciembre de 2011 No Comments

En los últimos años hemos visto como los debates en torno a la presencia de símbolos religiosos en la esfera pública se multiplicaban. Por un lado, el incremento de población inmigrante que practica otras religiones y las manifiesta públicamente ha puesto sobre la mesa la reflexión sobre los fundamentos de las sociedades supuestamente seculares, como la nuestra. Por otro lado, estos debates también han puesto en evidencia que el catolicismo, la religión tradicional mayoritaria en nuestro país, disfruta de unas prerrogativas que también son motivo de confrontación entre los que creen que estas deberían eliminarse y los que las justifican por su carácter tradicional y cultural. Sea como sea, la situación es que a principios del siglo XXI las religiones, lejos de formar parte de un pasado pre-moderno, participan de nuestro presente de una forma especialmente controvertida. Entonces, cabría preguntarse: ¿Las democracias liberales occidentales están tratando correctamente el pluralismo religioso actual? ¿Tenemos los mecanismos institucionales necesarios para hacer frente a los conflictos religiosos?

Justamente para debatir estas cuestiones e intentar aclarar algunos de sus conceptos principales, el CCCB organizó el pasado miércoles 23 de noviembre la sesión “Religión y esfera pública”, coorganizado con el Grupo de Investigación en Teoría Política de la Universidad Pompeu Fabra. El debate, moderado por el catedrático Ferran Requejo, contó con la participación de tres figuras clave que han abordado estas cuestiones desde diferentes disciplinas: Cristina Lafont, András Sajó i Cécile Laborde.

Fotos del debate “Religión y esfera pública”

CCCB © Miquel Taverna, 2011

La profesora Cristina Lafont, que desde hace años ejerce de catedrática de Filosofía de la Universidad Northwestern (Chicago), inició el debate planteando las diferencias cruciales que marcan estas cuestiones en Estados Unidos y Europa. Estas diferencias son básicamente sociológicas e históricas. Intentado sintetizarlas, se podría decir que en los Estados Unidos la gran mayoría de la población se declara creyente, de una religión u otra, y que el fragmento de población que se considera no creyente es insignificante. En este sentido, la neutralidad del estado se entiende, desde la versión norteamericana, como la garantía de que ninguna religión pese más sobre las otras y que, por lo tanto, se respete el principio de libertad religiosa para todos los ciudadanos. En cambio, en Europa el secularismo no es sólo la idea de un Estado neutral, sino también un ingrediente importante de la cultura mayoritaria. Es decir, en el contexto europeo, el secularismo se entiende como expresión de una identidad colectiva que goza de una gran relevancia social. Pero lo que complica aún más esta situación es que, a pesar de la importancia del secularismo, los Estados europeos continúan privilegiando a sus religiones históricas, que disfrutan de considerables prerrogativas en la mayoría de países (España, Italia o el Reino Unido son un buen ejemplo de esta situación). Esto, según la profesora Lafont, contradice los principios de neutralidad de los Estados seculares que de manera ideal no deberían dar preferencias a ninguna religión y, a su vez, deberían garantizar el libre ejercicio de las distintas religiones de sus ciudadanos. Esta situación específica de los Estado europeos hace que el debate sobre la presencia de símbolos religiosos en el espacio público sea confuso: cuando, por ejemplo, aparecen quejas por el uso de símbolos islámicos como el hijab en espacios públicos, ¿se debe a que esto pone en juego los principios del secularismo o a que se teme que se pierdan las prerrogativas del cristianismo?

Desde este punto de vista, András Sajó, juez del tribunal Europeo de los Derechos Humanos y catedrático de Derecho Constitucional, planteó que lo que resulta problemático de este debate es que se está trasladando a una esfera jurídica cuando, en realidad, se trata de un problema de raíz política y social. El derecho, según Sajó, no puede aportar mucho en esta controversia, a pesar de que cada vez más casos se resuelvan en los tribunales. La noción de lo público y lo privado ha cambiado substancialmente las últimas décadas y la injerencia del Estado en materias que antes se consideraban privadas es cada día mayor. Desde la teoría, para Sajó, resulta claro que no debería haber preferencias para una determinada religión desde un Estado secular. La práctica, sin embargo, demuestra que el peso de las religiones tradicionales es muy fuerte y que la mayoría de países son reticente a retirar sus privilegios. Entonces, ¿cómo hacer prevalecer la “razón pública”?

Cécile Laborde, catedrática de Teoría Política, concluyó el debate planteando dos retos para los Estado europeos: por un lado, repensar la estructura de la esfera pública y el peso que tienen en ella las religiones tradicionales para, a partir de ahí, ver cómo pueden incorporarse las demandas del secularismo. En segundo lugar, repensar cuál ha de ser el estatus de las religiones en las sociedades actuales. Porque, si bien el discurso de la modernidad quiso hacer de las religiones algo destinado a desaparecer con el progreso, la realidad es que continúan formando parte de nuestra sociedad y son un ingrediente importante de la articulación de las comunidades. En conclusión, la clave sería encontrar un equilibrio que ya propusieron los primeros pensadores del secularismo: “Proteger el Estado de la religión. Proteger la religión del Estado”. El problema es que hoy parece difícil conciliar estas dos premisas.

Debate  “Religión y esfera pública” en el CCCB. Vídeo en versión original

También se pueden consultar en el Archivo CCCB todos los materiales de este debate.

¿Qué es la vida? Recordando a Lynn Margulis

24 de noviembre de 2011 5 Comments

CCCB © Susanna Gellida, 2006

El pasado martes 22 de noviembre murió la bióloga Lynn Margulis.  Desde el CCCB queremos recordar la conferencia que hizo delante de más de 500 personas el años 2006 bajo el títulol “¿Qué es la vida?”. Profesora de la Universidad de Massachussetts a Amherst, Lynn Margulis revolucionó el mundo de la biología por sus estudios sobre el origen bacteriológico de la vida y, más específicamente, por su teoría de la siombiogénesis, según la cual en los orígenes celulares de la vida, la colaboración y la simbiosis serían más importantes que la competición. Con esta teoría, Margulis puso en cuestión el predominio de la teoría neodarwinista en la evolución de los primeros seres vivos. En su conferencia en el CCCB, Margulis expuso sus teorías de forma lúcida, sencilla y no exenta de sentido del humor. De sus palabras nos quedamos con una definición: “La vida es materia sensible a su medio ambiente”.

En el Archivo CCCB podéis consultar su conferencia y todos los materiales relacionados.

«La última década ha sido un fiasco intelectual», Panjak Mishra, escritor

8 de noviembre de 2011 1 Comment

El escritor Pankaj Mishra habla de “fiasco intel·lectual” para referirse al papel que han jugado académicos, periodistas, escritores etc. a la hora de explicar al mundo las consecuencias de los atentados del 11-S en Nueva York.  ” Incluso antes del 11-S, ya parecía que el único modelo posible era el de la democracia liberal” comenta Mishra. El ensayista de origen indio critica que sólo se hayan seguido las tesis gubernamentales.  “Hay otros 11-S”, declara en esta entrevista que concedió al CCCB poco antes de impartir la conferencia «Memoria y esperanza (y pérdida)» el pasado 26 de octubre en el marco del ciclo “11-S. El mundo diez años después”.

Entrevista de Lucía Calvo. Cámara: Juan Carlos Rodríguez. Edición:  Lur Olaizola

Entrevista: Jonas Mekas, el hombre cine

2 de noviembre de 2011 No Comments

Jonas Mekas, una de las figuras clave del cine experimental, visita el CCCB para conocer en persona a un amigo virtual, un amigo que ha conocido a través de Internet: José Luis Guerín. Los dos cineastas se han intercambiado cartas filmadas en los últimos meses, pequeñas piezas de vídeo sobre la cotidianeidad. Sus correspondencias, así como las de otras cinco parejas de creadores contemporáneos, se pueden ver en el CCCB en la exposición “Todas las cartas. Correspondencias fílmicas”.

Hablamos con Mekas sobre cómo ve el mundo a través de sus cámaras y sobre cómo entiende le cine y el arte de captar imágenes en movimiento. Nos explica que él solo puede filmar lo que tiene delante: Nueva York, Brooklyn, su hijo, sus amigos. Habla del movimiento Occupy Wall Street y de las protestas ciudadanas en las cuales ha participado activamente.

Reflexiona sobre el cine, un arte, que, según él, está bien vivo y presente en muchos sitios gracias a las nuevas tecnologías. Nos sorprende la sencillez y la poca ortodoxia de sus palabras.

Esta entrevista es un avance de una conversación más larga que se podrá ver en diferentes canales del CCCB: en el programa de TV “Soy Cámara”, que le dedicará un capítulo especial, en el Archivo Xcèntric,  donde podremos ver una introducción del cineasta de todas sus obras adquiridas por el CCCB o en la plataforma virtual Pantalla Global, donde Mekas reflexionará sobre el fin del cine y el futuro de las pantallas.

Entrevista de Lucia Calvo y Gloria Vilches. Cámara e iluminación de José Antonio Soria y Juan Carlos Rodríguez.