Entradas con la etiqueta ‘Ciutat oberta’

Toni Casares nos habla de Josep Maria Benet i Jornet

29 de enero de 2014 No Comments

El próximo lunes 3 de febrero el director teatral Toni Casares conversará con el dramaturgo Josep Maria Benet i Jornet en la segunda sesión del ciclo de conferencias «Ciudad abierta». Su diálogo sobre «Ciudad y drama» nos permitirá conocer cómo ha influido en el dramaturgo haber crecido en el barrio del Raval, y descubriremos que la ciudad, como espacio de conflicto y de choque, es ideal para imaginar historias de toda clase. En esta entrevista Casares nos adelanta el papel del espacio público en la obra de Benet i Jornet.

¿Qué podemos esperar de la conversación que va a tener con Josep Maria Benet i Jornet en el

Josep Maria Benet i Jornet © David Ruano/TNC

CCCB?

Benet es un hombre radicalmente moderno en sus planteamientos, y es un ejemplo muy claro de que escribir teatro es un mecanismo personal para ordenarse el mundo y entenderlo. Para él ser teatrero es una forma de entender la vida. Aparte de esto, Benet es un personaje pasional, grandilocuente en sus expresiones, y siempre es divertido oírlo hablar.

Lo más interesante de la tertulia puede ser conocer su punto de vista sobre la ciudad: cómo piensa la ciudad un dramaturgo, qué encuentra en ella, qué le da la ciudad, tanto a nivel personal como en el momento de escribir. Ver como cada ciudad y cada zona de la ciudad tiene su propia teatralidad. Benet se considera un escritor muy de barrio, del Raval y Sant Antoni, y a menudo contrapone la ciudad del ruido a la ciudad del silencio: en los barrios populares todo es ruido, mientras que los barrios ricos son silenciosos y por lo tanto en ellos se da una teatralidad más intimista.

Será interesante ver cómo la vida en la ciudad le ha influido en la escritura y, por otro lado, cómo el teatro afecta a la ciudad. Esto último puede que nos permita hablar de la evolución que ha tenido el papel del teatro en las dinámicas urbanas, desde los años 70 hasta ahora. Con el teatro independiente de los 70 vivimos una explosión de la creatividad y una politización de la escena, y la función social que esto tuvo ha sido muy reconocible. Durante los 80 se dio un recogimiento, un teatro más críptico, y ahora seguramente el teatro vuelve a ser solicitado por la ciudad, no solo institucionalmente, sino de una forma vital.

¿Por qué hay tanta ciudad en las obras de Benet?

Porque la ciudad es el territorio de los conflictos y los escondites, es el espacio de choque, donde este ruido y la forma de tratar los problemas y conflictos se convierte en teatral. En la ciudad las relaciones se basan en las puntas de conflicto que vemos, pero con mucho subtexto escondido debajo, como en el teatro. Esto también pasa en los pueblos, pero en la ciudad se multiplica y diversifica el abanico temático. La calle es el espacio de encuentro entre personas, y esto la hace teatral. Para el teatro de Benet, el barrio es el espacio donde es posible el contacto entre perdedores y vencedores, entre víctimas y verdugos, de un modo horizontal y transversal, y esto le permite imaginar infinidad de historias.

Él sitúa sus obras tanto en interiores como en exteriores, tanto en la esfera privada como en el espacio público.

Tanto Una vella, coneguda olor como Olors, que de hecho es una especie de continuación de la primera al cabo de unos años, son dos obras especialmente urbanas, situadas directamente en el Raval. Y de hecho Una vella, coneguda olor no está pensada ni en el interior ni en el exterior: Benet la sitúa en los balcones del barrio, que es el exterior del interior que escondes. En el balcón puedes espiar al vecino, puedes conversar, y la obra refleja un mundo de balcones y persianas del que la protagonista quiere escapar. Estas dos obras también reflejan cómo ha evolucionado el Raval, cómo ha dejado de ser un espacio de la Cataluña menestral, de las clases populares, y cómo ha cambiado con la inmigración, española y más tarde de todo el mundo. De hecho, en Olors, cuando retoma la historia de la primera, ya introduce el tema de la inmigración de los países árabes y la diversidad que vive el barrio en la actualidad.

Una vella, coneguda olor © David Ruano/TNC

Evgeny Morozov contra el ciberoptimismo

21 de enero de 2014 No Comments

Evgeny Morozov en el CCCB

Evgeny Morozov es uno de los pensadores más críticos en el debate actual acerca del papel de Internet en el cambio de época en el que estamos inmersos. Parece bastante evidente y nadie discute la gran significación de los cambios tecnológicos en nuestros tiempos. El debate sobre quién gana y quién pierde adquiere una gran relevancia cuando las nuevas tecnologías modifican maneras de hacer que estaban consolidadas, como formas de producir y trabajar, de hacer política y de gobernar las sociedades en las que influyen en su balance de costes y beneficios. A pesar de su juventud (nació en 1984), Evgeny Morozov se ha ganado un sitio muy destacado en este debate internacional, gracias a que ha conseguido poner de manifiesto y con sólidos argumentos que Internet amenaza el funcionamiento de la democracia.

En poco tiempo, Morozov ha publicado dos libros (El desengaño de Internet. Los mitos de la libertad en la red, Destino, 2012; To Save Everything Click Here. Technology, solutionism and the urge to fix problems that don’t exist, Allen Lane, 2013), y una cuantiosa cantidad de artículos en los periódicos y revistas más prestigiosos. Morozov ha puesto sobre la mesa, con el fin de desenmascararlas, lo que para él son las falsas promesas que Internet (y las empresas que se aprovechan de la red) ha conseguido hacernos creer: su capacidad para resolver problemas y para propiciar nuestra autonomía y habilidad para producir, pensar y decidir. Ha sido uno de los autores más incisivos contra el ingenuo ciberoptimismo, que aseguraba que los grandes problemas de la libertad y la democracia serían resueltos por el cambio tecnológico. Si en su primer libro hablaba de los problemas de los nuevos instrumentos tecnológicos para poder hacer frente a las finalidades que prometían, en el segundo se centra más en los objetivos, y afirma que Internet convierte en privado e individual lo que tendría que ser público y colectivo. Además, asegura que Internet quiere prometernos una solución a todo lo que nos preocupa, cuando muchas veces esto forma parte de nuestra manera de ser y hacer colectiva e individualmente.

Más allá de que se pueda estar más o menos de acuerdo con lo que manifiesta y expresa Morozov, es indudable que ha conseguido ganarse un sitio en el espacio que politiza y problematiza el creciente impacto de Internet en nuestras vidas y en las relaciones de poder. ¿Qué mejor inicio del ciclo “Ciutat oberta” que este? Si es, precisamente, en temas como las smart cities o con la generalización de los smartphones que se da por descontado la mejora en la transparencia, el aumento de la capacidad ciudadana para decidir y controlar los asuntos públicos y la mejora de los problemas urbanos. El debate está servido.

Evgeny Morozov estará en el CCCB el próximo lunes 27 de enero para inaugurar el ciclo “Ciutat oberta” con la conferencia ‘Democracia, tecnología y ciudad‘. Podéis seguir la conferencia por streaming o mediante el hashtag #ciutatoberta.

Debate de Barcelona: Ciudad abierta

21 de enero de 2014 No Comments

Vuelve el Debate de Barcelona y con él inauguramos nuestro programa de conferencias del año. Con «Ciudad abierta» retomamos uno de los ciclos con más tradición en el CCCB, que cada año propone reflexionar sobre algún aspecto clave de la vida contemporánea con una mirada multidisciplinar. Con los debates de los últimos años hemos querido poner el acento en la crisis y la incertidumbre del futuro, las virtudes cívicas, la vida en común, con pensadores como Tzvetan Todorov, Nancy Fraser, Zygmunt Bauman, Marina Garcés, Salvador Cardús, Avishai Margalit, Saskia Sassen, Eva Illouz, Orhan Pamuk, Anna Cabré y Antonio Tabucchi.

Richard Sennett CCCB © Miquel Taverna, 2009
Sennett impartirà una de les conferències del debat “Ciutat Oberta”

¿Por qué ahora «Ciudad abierta»? El CCCB ha querido sumarse a la conmemoración del tricentenario del asedio de Barcelona oponiendo a la ciudad cerrada y rodeada por el enemigo la ciudad abierta, aquella donde los ciudadanos no viven a la sombra de ninguna amenaza que ponga sus libertades en peligro.

Desde sus orígenes, la ciudad ha estado asociada a la democracia por el potencial de libertad, igualdad y pluralismo que contiene. En la ciudad abierta, lo que es distinto, ambivalente o discrepante no queda fuera de sus límites, sino que forma parte de la vida urbana, es la condición misma de su existencia. Y es que las ciudades son espacios contradictorios por naturaleza: queremos que sean un hogar, un espacio de acogida, de encuentro y de intercambio, pero esta apertura conduce inevitablemente a la incertidumbre, el conflicto y la ambigüedad. En la ciudad abierta hay convivencia pero también fricción, novedad pero también riesgo; es aquella donde existe una tensión constante entre voluntad de control y libertad, donde se ponen de manifiesto las contradicciones de la ciudad contemporánea. Por este motivo, la ciudad abierta es sobre todo un instrumento para pensar: una aspiración, una condición utópica, un horizonte ideal. Hace posible soñar la ciudad en tanto que espacio de emancipación e imaginar otros modos de vivir juntos, a la vez que evidencia las lógicas de exclusión, las estrategias de supervivencia y las disonancias inevitables que se desprenden de la vida en común.

A lo largo de nueve semanas nos preguntaremos qué hace hoy posible una ciudad abierta y qué la pone en peligro. Hablaremos, entre otros temas, de los riesgos y potencialidades de las nuevas tecnologías, de la diversidad cultural y lingüística, de las fronteras entre espacio público y espacio íntimo y de los límites reales e imaginarios de la ciudad.

«Ciudad abierta» es el título del Debate de Barcelona de este 2014, que traerá al CCCB pensadores, teóricos y escritores del 27 denero al 24 de marzo. Participarán Evgeny Morozov, Josep Maria Benet i Jornet, Marta Segarra, Manuel Forcano, Bruce Bégout, Rafael Chirbes, Erri de Luca, Richard Sennett y Kamila Shamsie. Les conferencias se podrán seguir por streaming y a través del hashtag #ciutatoberta.

Teju Cole: ciudad abierta

12 de septiembre de 2012 1 Comment

La de ciudad abierta parece una buena metáfora para pensar las tensiones de la ciudad contemporánea, tal como lo demuestra la novela homónima del escritor norteamericano de origen nigeriano Teju Cole. En la obra, un joven psiquiatra nigeriano que está haciendo la residencia en un hospital de Nueva York, pasea por las calles de Manhattan. El trasfondo de la novela, muy difuminado pero presente, son los ataques a las Torres Gemelas, y muchas de las páginas del libro recogen las reflexiones del protagonista sobre la identidad y la diferencia, el peso a menudo invisible de la historia, el miedo a l otro y la soledad de la vida urbana.

Roma, città aperta

Como se hace evidente en la novela, la expresión “ciudad abierta” es terriblemente ambivalente. Si bien en un primer momento parece sugerir una invitación amable a formar parte de una ciudad cosmopolita y diversa, a vivir y convivir en sus plazas y calles, pronto se hace manifiesto el origen bélico de la expresión, el conflicto y la tensión que le son inherentes. En tiempos de guerra, una ciudad abierta es aquella que decide no oponer resistencia al enemigo y se deja ocupar para evitar daños a la población civil y la pérdida de su patrimonio. Una ciudad abierta también es, entonces, aunque parezca contradictorio, una ciudad ocupada, invadida, una ciudad que se rinde ante la superioridad del otro o ante el reconocimiento de la inutilidad de plantar batalla.

Este doble sentido, estas perspectivas en conflicto, le sirven al autor para plantear un buen número de cuestiones relacionadas con la diversidad, la inmigración, la violencia, el conflicto, la pervivencia de las fronteras y la convivencia en la ciudad. En su deambular, Julius, el protagonista de Ciudad abierta, visita un campo de detención de inmigrantes ilegales, se pelea con su propio pasado (su madre es alemana, su padre nigeriano), conversa sobre filosofía con un marroquí seguidor de Malcolm-X en Bruselas o escucha la historia de huida y opresión de un viejo limpiabotas haitiano en Manhattan.

Teju Cole

El autor, Teju Cole, encarna bien estas contradicciones, seguramente en su vertiente más fecunda. Hijo de padre y madre nigerianos, nació en Estados Unidos pero vivió su infancia en la ciudad de Lagos para volver a estudiar a Estados Unidos con 18 años. Para acabar de complicar el cuadro, es historiador del arte especializado en pintura flamenca del siglo XVII. Actualmente está escribiendo un libro de no ficción sobre la ciudad de Lagos y mantiene activo en Twitter su proyecto Small Fates, que consiste en escoger noticias de hace 100 años de los diarios de Nueva York y publicarlas en un estilo irónico próximo al fait divers.

Si le quieres conocer y escucharle hablar de su escritura, su experiencia de la ciudad o su afición a la fotografía, puedes acercarte al CCCB el próximo lunes, 17 de septiembre, a las 19:30h. Teju Cole, que está de gira por Europa promocionando su libro, mantendrá una conversación con el escritor argentino Patricio Pron y leerá fragmentos de su novela, que ha merecido premios y elogios al otro lado del Atlántico y acaba de ser publicada en catalán y castellano por Quaderns Crema y Acantilado.

Teju Cole en el Raval

Por otro lado, la mirada de Teju Cole como narrador también está muy influida por su afición a la fotografía. Su punto de vista (su encuadre) tiende a fijarse en aquello que está ligeramente fuera de lugar, que es invisible o está invisibilizado, aquello que a menudo pasa desapercibido.

Seducidos por su mirada y curiosos per ver qué nos desvela, en el CCCB le hemos propuesto que haga un pequeño ensayo fotográfico y textual sobre el Raval. Esperamos poder ofreceros los resultados en este mismo blog. Por el momento, podéis ver una muestra de sus fotografías en su cuenta de Flickr.

12