Prescriptores musicales

4 de marzo de 2013 No Comments

Andy Votel – © Theophoto

Todo el mundo tiene prescriptores. Incluso los propios prescriptores. Así lo hablábamos el otro día con Carles Novellas, el periodista que va a dirigir la mesa redonda que reunirá a Andy Votel, Brian Shimkovitz e Isaac Marcet. Los tres tienen en común algo: que han logrado convertir su opinión en un género con mucho valor. Sentarlos a los tres en una misma mesa puede resultar interesante por el contrapunto que puede suponer cada una de sus intervenciones. En el caso de Andy y de Brian, hallamos el papel del prescriptor en su máximo exponente. Ambos son apasionados de la música y han logrado hacer de su hobby una forma de vida. Se han pasado horas revolviendo discos polvorientos en tiendas y no-tiendas de todo el mundo. Brian Shimkovitz tiene muchas historias para explicar a raíz de sus viajes por África: interesado en un primer momento por la escena hip hop de Ghana y posteriormente recopilando música de casetes africanas que digitaliza y comparte en su blog Awesome Tapes From Africa. En su caso, el papel de prescriptor es clarísimo. Después del éxito de su blog, Brian ha estado pinchando en los mejores festivales musicales de todo el mundo, y desde hace unos meses ha puesto en marcha un sello discográfico bajo el que reedita algunas de las referencias con mayor éxito de su blog. Andy Votel posee también una larga experiencia en el sector discográfico. Interesado especialmente por la música psicodélica de todo el mundo, ha editado muchos discos en numerosos sellos, siendo el más destacado de ellos Finders Keepers. Su papel como prescriptor se ve traducido en cómo hace de filtro de música para hacernos llegar las referencias más selectas. Su tarea mundial evangelizadora, además, queda traducida en sus carismáticas sesiones de dj, donde, según Miqui Otero, debe irse con papel y bolígrafo.

Playground

La era del Internet social ha propiciado la homogeneización de la opinión. Cualquier persona con criterio puede convertirse en un prescriptor desde su blog o su programa de radio. En este caso, Isaac Marcet, director de la influyente web musical y de tendencias PlayGround, aportará una visión de empresario que ofrecerá un contrapunto al romanticismo de Andy Votel y Brian Shimkovitz. En representación de su equipo, podrá explicarnos cómo, en un periodo de crisis del periodismo, una web como PlayGround ha logrado posicionarse de una forma tan clara en la red. La tarea prescriptora de esta web es evidente, puesto que ejerce de filtro de los miles de contenidos que se generan constantemente y que Internet pone en movimiento. Discutiremos acerca del papel del prescriptor, cómo lo hace para elegir los contenidos, y de su influencia en la opinión pública. También hablaremos de sus prescriptores y de cómo creen que les condiciona esa propia condición prescriptora.

Debate, pero también conciertos

Creemos que es de justicia dedicar una sesión de estas características, sobre todo teniendo en cuenta la época que estamos viviendo, de cambios constantes y sobreinformación. De esta sesión esperamos extraer conclusiones y sobre todo la opinión de aquellos que se dedican a ello profesionalmente. La estructura de la sesión estará muy amenizada y será dinámica de principio a fin. Los primeros cuarenta minutos se dedicarán a compartir opiniones con los invitados. A continuación, Andy Votel y Awesome Tapes From Africa realizarán dos sesiones musicales de unos 45 minutos cada uno. La pista estará abierta, también la barra. No os olvidéis del papel y el bolígrafo.

+info: http://www.cccb.org/es/musica_i_art_escenic-bcnmp7_prescriptors-42959 y @CCCBmusica

La agrariedad, según Perejaume

1 de marzo de 2013 No Comments

¿Com fer-nos món? ¿Com fer-nos més món? / ¿Com inserir-nos, com infantar-nos de bell nou / en el món per fer majestat de cada imatge, / per ser únicament món, prodigiosament món, / indiscriminadament món? / ¿I on és, religions al marge, la força que fa adorar?

(Perejaume, Pagèsiques, p. 63)

¿Qué distancia separa nuestros gestos de las cosas que nos rodean? ¿Participamos activamente en su creación o sólo las consumimos? ¿Y qué conexiones tenemos con el mundo que habitamos? Por muchos de nosotros, ha quedado casi olvidado el tiempo en el que el golpe, el roce, el trazo, la incisión eran las formas esenciales de relación con el entorno, una materialidad que había que dominar a menudo, con esfuerzo e insistencia, con el propio cuerpo. Así, por ejemplo, los pies y las manos han dejado de servir, definitivamente, para medir las distancias. Y, como recordaba Perejaume en el programa de TV3 Amb filosofia, la mayoría de nosotros vivimos en ciudades de las que no sabríamos (no podríamos) salir andando.

Drecera al bosc, 1905. MNAC

En nuestro papel de espectadores, consumidores, viajeros de superficie, tenemos a menudo una relación epidérmica con el mundo. Eso no significa, sin embargo, que sea una relación innocua o que no tenga consecuencias: aunque el vínculo entre nuestras acciones y sus resultados se desdibuja, nuestra responsabilidad se mantiene intacta. Pero este “vínculo débil” con los objetos, la tierra, el trabajo o el propio cuerpo nos hace sentir quizá visitantes más que habitantes del mundo que compartimos y con el que establecemos relaciones que no siempre contribuyen activamente a recrear y repensar nuestras condiciones de existencia para mejorarlas.

Como dice Perejaume en la introducción de Pagèsiques, “la potencia de sembrar y cultivar no es de naturaleza exclusivamente vegetal”. Quizá se puede trasladar la metáfora del cultivo, con todo lo que implica hacer germinar (el respeto por el ritmo inalterable de algunos procesos, la preparación y la espera, el cuidado), a los nuevos espacios que habitamos lejos de la naturaleza y de la tierra. Sin estar impregnada de la nostalgia por un pasado rural idealizado, la agrariedad podría convertirse en una alegoría del cuidado de los lugares que habitamos “en común”. En palabras de Perejaume:

“La agrariedad. Entendida, esta agrariedad, como cultivo de cualquier tipo de cosa. Del espacio antes que nada, cualquier espacio, en la medida en que no tenemos que pensar únicamente en encontrar un buen sitio sino en contribuir a que lo sea”.

Para saber más de lo que Perejaume entiende por “Agrariedad”, puedes acercarte al CCCB para escucharlo el próximo miércoles, 6 de marzo, en el marco del ciclo “En común”. Lo presentará su amigo Jacint Torrents, antropólogo experto en el mundo rural. Imperdible.

Crónica audiovisual del Emergència! 2013

28 de febrero de 2013 No Comments

Tomemos una muestra de lo que surge de nuevo en la música independiente, ¡rápido!

Ver cuerpos emerger: antes no existían y después será demasiado tarde”.

Siguiendo la declaración de intenciones que lo define, el festival Emergència! celebró el pasado 16 de febrero su quinta edición; convirtiéndose, una vez más, en el escenario para el descubrimiento de nuevos sonidos y nombres del panorama local, nacional e internacional.

Si en las semanas previas al festival os presentábamos las entrevistas que realizó el periodista musical Jaime Casas para este blog (Villarroel, Tiger Menja Zebra, Pájaro, Diego Hdez, VIVA, Ocellot y Tashaki Miyaki), estos días compartiremos la crónica audiovisual de lo que fue la edición 2013 a través del Facebook de Emergència! y del Twitter CCCB Música.

La productora audiovisual Centset, dedicada al mundo de la comunicación y la cultura, ha colaborado por tercer año con el Emergència! y ha hecho una intensa cobertura del festival. La productora catalana ha tenido plena libertad creativa para orientar su trabajo, cosa que les ha llevado a investigar diferentes formatos audiovisuales cada vez, siempre con un mismo objetivo: documentar el festival, difundirlo y dar a conocer a las bandas que participan en él.

En esta edición, Centset ha realizado la crónica audiovisual del Emergència! como videoblog, un formato que la productora ya experimentó de manera muy positiva en las ediciones 2009 y 2010 del festival Sónar. Compuesto por 11 cápsulas breves, fáciles de ver en cualquier momento y lugar, el videoblog del Emergència! 2013 presenta un conjunto de situaciones que, ordenadas cronológicamente, nos van explicando y desvelando cómo fue el festival. Así, podemos descubrir cómo los grupos llegaron al CCCB, verles también en el momento de realizar las pruebas de sonido y de actuar en el festival, y conocer igualmente el ambiente del público.

En la edición 2012, Centset fragmentó el proyecto en múltiples piezas, que realizó según el carácter de cada formación, y también elaboró una pieza-resumen de larga duración con entrevistas a los grupos y a la organización del festival. En la edición 2011, la productora concibió el proyecto como una pieza única de formato documental con la que quiso explicar el funcionamiento de una jornada de festival desde un punto de vista cercano. Todos los videos del Emergència! los podéis ver en el canal del festival en Vimeo.

Detrás de Centset hay un equipo encabezado por Oriol Gallart y Jordi Cabestany, que también ha producido material audiovisual en festivales de música como el Sónar y el Primavera Sound. Encontraréis más trabajos de la productora en su web o en su página de Vimeo.

El festival en imágenes

En paralelo a la cobertura audiovisual que ha hecho Centset, también os presentamos el reportaje fotográfico del Emergència! 2013. En esta ocasión, la fotógrafa ha sido Consuelo Bautista y podéis ver las imágenes del festival en el Flickr del CCCB.

La libertad según Josep Ramoneda

28 de febrero de 2013 No Comments

Seguramente, la combinación de libertad y comunidad es una de las ecuaciones más difíciles de resolver. Cualquiera que haya asistido a la reunión de una comunidad de vecinos, o haya pasado un rato de juego en un parque infantil, habrá comprobado que el aprendizaje de los límites que se imponen a la propia libertad dura toda la vida, y es, sin duda, una píldora dura de tragar. No en vano, la discusión sobre dónde empieza nuestra libertad y acaba la de los demás ha sido objeto de largas e intricadas controversias filosóficas. ¿Cuándo deben estar las decisiones de la comunidad por encima de las decisiones individuales? ¿Son compatibles la igualdad y la libertad? ¿Somos plenamente responsables de nuestros actos? ¿Qué tipo de comunidad puede permitir al mismo tiempo el ejercicio de la libertad y la corresponsabilidad en el mantenimiento y la creación de los espacios y los bienes comunes? ¿Puede llegar a ser emancipadora la interdependencia?

“Auf freier Höhe”, Carl Spitzweg

Mientras que el neoliberalismo ha hecho de la libertad económica la clave de arco de su propuesta de sociedad, el socialismo y otras formulaciones de la izquierda han renunciado a menudo a la libertad individual en nombre de un proyecto social basado en la igualdad para el filósofo Josep Ramoneda, este ha sido “el pecado original de la izquierda”: tener miedo de la libertad pensando que comporta, inevitablemente, una mayor desigualdad social. En su último libro, La izquierda necesaria, Ramoneda reflexiona precisamente sobre el conflicto entre libertad e igualdad, y reivindica que la izquierda ha de recuperar el ideal de la libertad. Para eso, debe ser capaz de “descolonizar” la idea de libertad de los términos económicos en los que se plantea en nuestras sociedades de mercado, y de trabajar para que cada uno pueda disponer de las condiciones para pensar y decidir por sí mismo. El bienestar, recuerda Ramoneda, no es sólo una cuestión de rentas, sino sobre todo la ampliación de las posibilidades de realización y reconocimiento de cada uno de nosotros.

Para intentar dar algunas respuestas a los problemas que se plantean hoy al ejercicio de la libertad, Josep Ramoneda visitará el CCCB el próximo lunes 4 de marzo, a las 19:30 h. Este es un pequeño adelanto de los argumentos que planteará en su conferencia:

“Montesquieu decía que la razón y la libertad son dos rarezas que hacen al hombre diferente del resto del Universo, y Voltaire, que ser libre es “querer caminar y no tener gota”. ¿Hasta qué unto somos autores de nuestras propias vidas? ¿Tiene sentido hablar de libre albedrío? ¿Existe una libertad sustancial más llá de la resistencia al abuso de poder? ¿Puede haber reconocimiento del otro sin libertad? ¿Es la libertad condición necesaria para que el hombre sea tratado como un fin en sí mismo y nunca como un medio?”

Ramoneda intervendrá en el marco del ciclo “En común”, en el que ya han participado Ulrich Beck, Lydia CachoPeter Burke, Ramón Andrés, Xavier Antich, Joan Margarit, Joan Nogué y Marina Garcés. Entre todos, han ido perfilando algunos de los rasgos de la vida “en común” a la que estamos inevitable y felizmente abocados. Puedes escuchar sus conferencias y las pequeñas entrevistas que les hemos ido haciendo a todos ellos aquí.

Calígula también tenía autoestima. Josep M. Ruiz Simon en Breus CCCB

28 de febrero de 2013 No Comments

¿Cuándo y cómo se convirtió en una virtud la autoestima? ¿A qué intereses ideológicos responde esta supuesta virtud, recientemente acuñada? Encontraréis la respuesta a estas preguntas en L’ètica de l’autoestima i el nou esperit del capitalisme, la última publicación aparecida en la colección Breus, basada en la conferencia (ver vídeo aquí) pronunciada por Josep Maria Ruiz Simon en el marco del ciclo Virtuts ahora hará un año.

Estamos acostumbrados a pensar las virtudes como valores abstractos, universales y eternos, que acompañan y acompañarán al ser humano como un espejo ético y espiritual. ¿Quién osa poner en duda ideales tan arraigados en nuestra civilización como la sabiduría, la justicia, el coraje, la honestidad, la paciencia, la fortaleza o la moderación, todos ellos presentes en el ciclo Virtudes? Ciertamente, la autoestima no forma parte de este elenco venerable de cualidades morales encaminadas a una vida buena, bella y justa. Como explica Ruiz Simon, la actual consideración de la autoestima como una virtud tiene origen en el pensamiento utilitarista de autores como Benjamin Franklin, uno de los padres fundadores de los Estados Unidos, que descuidaron la idea aristotélica de que “las virtudes eran hábitos en sí mismos honorables”… independientemente de la felicidad que pudiesen dar a sus posesores. El carácter desinteresado que era la esencia de la virtud pasó a segundo plano en favor de un nuevo tipo de “contabilidad moral”: en Franklin la virtud es aquello que trae la felicidad entendida como éxito (por ejemplo, la prosperidad económica o el cielo).

La asociación creciente entre virtud, felicidad y éxito personal se constituyó en  una “ética precapitalista” indisociable del desarrollo de un capitalismo que se ha ido vaciando de contenido mientras consagra la eficacia, el liderazgo, la flexibilidad, la competitividad y la adaptabilidad. Estos nuevos valores con tufo empresarial, subsumidos en el valor supremo de la autoestima, se han esparcido en las últimas décadas al amparo del programa neoliberal y de derivados suyos como el pensamiento positivo y la industria de la autoayuda, que se han instalado en las estanterías de los supermercados, en los canales de televisión, en la política (el Tea Party és un claro exponente) y hasta la academia. Especialmente en los Estados Unidos, estas instancias han empleado un discurso ideológico según el cual sólo virtudes como la autoestima garantizan el progreso del individuo a través de la “selección natural de la economía”, que condena a la extinción a todos aquellos que contradicen sus exigencias. Es significativo que esta selección natural sui generis inculque la importancia de la autoestima a los individuos mientras los fuerza a humillarse y sacrificarse si quieren sobrevivir en medio de fenómenos como la precarización, la desregulación, la exclusión social o la célebre “privatización de las ganancias y socialización de las pérdidas”. El argumento es el siguiente; la falta de autoestima es la raíz del problema: la culpa no es del Estado, ni de la economía, ni de la empresa, ni de las instituciones, sino del individuo, que se ha quedado corto en su afán de superación y de optimismo. Así pues, la ética de la autoestima carga sobre el individuo una responsabilidad excesiva al paso que libera de responsabilidad social a los actores económicos y políticos. Recordemos a modo de ejemplo la divisa de Ronald Reagan: “En la presente crisis, el gobierno no es la solución a nuestros problemas; el gobierno es el problema”.

Paradójicamente, lejos de fomentar el amor propio la autoestima deviene una trampa, exigiendo la renuncia a la dignidad y a derechos sociales básicos, que es lo que a menudo implican eufemismos de la jerga empresarial como los arriba citados: eficacia, liderazgo, flexibilidad, competitividad y adaptabilidad. Esto de la autoestima está parece fantástico desde el punto de vista de los depredadores privilegiados de la especie que han conseguido imponer su ley en el proceso de selección natural de la economía neoliberal y contemplan el panorama desde la asepsia de sus despachos. Calígula y Jack el Destripador también tenían autoestima, observa Ruiz Simon. También la tenían, podríamos añadir, Bernard Madoff y otros “triunfadores” de las altas finanzas. Pero el resto de nosotros “haríamos bien en buscarnos otras virtudes”.

Lucas Villavecchia