Entradas con la etiqueta ‘Piso Piloto’

Viaje a Medellín, «un proyecto de largo aliento» (Carlos A. Pinto Santa)

9 de septiembre de 2015 No Comments

Con motivo de la exposición «Pis(o) Pilot(o). Barcelona-Medellín», que se presenta simultáneamente en el CCCB y el Museo de Antioquia de Medellín, desde el CCCB organizamos un viaje para ir a conocer la ciudad de Medellín y sus transformaciones urbanísticas y sociales con los AMIGOS CCCB.

Recién llegados de Medellín, me siento y reflexiono acerca del viaje, las reuniones, los conocidos, los olores, la humedad, el paisaje, la luz, los colores… y reflexiono sobre el poder de la comunidad, de la gente y los líderes de las comunas de barrios como San Jaime, San Cristóbal, Moravia, Santo Domingo… También pienso en el gran impulso que han supuesto los múltiples proyectos liderados desde las Alcaldías de Medellín, con el apoyo de la sociedad civil y del mundo empresarial, a lo largo de la última década.

Unos y otros son conscientes de la fuerza de la comunidad y de la importancia de la educación, de la cultura, del arte, del juego…, de la necesidad de analizar y de hablar del dolor del pasado para proyectar un futuro mejor, de la necesidad de crear red, de empoderar a la comunidad para salir de la pobreza y de la violencia. De esa violencia que se convirtió, como decía Lukas Jaramillo, politólogo, en un sistema de vida, un negocio para las guerrillas, los paramilitares.

Foto: Héctor Restrepo

Como música de fondo me acompaña KNO de la escuela de hip hop Kolacho, Pasos que no son en vano, del barrio San Javier, Columna 13, extracto 1 y 2, casas de ladrillo visto con techos de zinc, poco más. Pasos que no son en vano, nunca mejor dicho por su capacidad de dar salida y esperanza a los jóvenes de San Javier, que se sitúa en una de las comunas más peligrosas de la ciudad, donde la guerrilla se sintió libre de pleno derecho durante los años más duros para Medellín.

La Alcaldía de Medellín comenzó en 2004, durante el período en que Sergio Fajardo fue el alcalde, a poner el foco en la transformación urbana, social, cultural y educativa como elemento de cohesión social, recuperando el espacio público para la ciudadanía como espacio de encuentro y convivencia e invirtiendo en infraestructuras que dieran respuesta a las múltiples necesidades con una finalidad clara: educar a la ciudadanía para construir un futuro mejor.

Durante nuestra estancia tuvimos el privilegio de visitar la ciudad acompañados de Jorge Melguizo, secretario de Cultura ciudadana y secretario de Desarrollo social durante los años en que el Ayuntamiento de Medellín impulsó las grandes transformaciones de la ciudad. Y de reunirnos, entre otros, con Alejandro Echeverri, de Urbam (Instituto de Urbanismo y Medio Ambiente de la Universidad EAFIT) y que fue quien impulsó desde la Alcaldía de Medellín, entre 2004 y 2007, el concepto (y la práctica) del urbanismo social.

Durante siete días hemos recorrido Medellín con el incansable Jorge Melguizo, apasionado, sensible, comunicador nato y gran conocedor de su ciudad y de su gente. Visitar Medellín con él ha sido un lujo, inolvidable. El incansable Jorge habla con todo el mundo interpelando a mayores, jóvenes y niños para saber de qué extracto socioeconómico son: 1, 2… (en una escala de 1 a 6, la 1 es la más pobre y la 6 es la clase alta), o cuánto pagan de impuestos, qué servicios les da la Alcaldía, qué piensan, qué anhelos tienen, cuáles son sus vivencias con la guerrilla, con los paramilitares… Y poco a poco, sin darnos cuenta de ello, hemos ido conociendo historias de pobreza, de violencia, pero también, y sobre todo, historias de lucha, de superación y de esperanza.

Foto: Héctor Restrepo

No olvidaré el almuerzo con Manuel Mahecha, presidente de la Junta de Acción Comunal, en el restaurante La Mesa, en el barrio de Santo Domingo, uno de los barrios más castigados por la violencia, ni el almuerzo con Jorge Blandón, de la Corporación Cultural Nuestra Gente, del barrio de Santa Cruz. Ambos buscan calificar y mejorar las condiciones de vida de su comunidad creando espacios para hacer de la vida, como dice el propio Jorge, «un acto de esperanza». Ambos reivindican la calle como espacio para socializar y compartir las experiencias de vida aprendiendo a partir del juego y la cultura, formando sujetos críticos capaces de transformar la sociedad en un espacio más equitativo. Ocupar el espacio, hasta hace poco en manos de las guerrillas, donde dar voz a los jóvenes, padres y mayores para que puedan expresar, soñar, revivir y recuperar el espacio público y ocuparlo para «hacer, sentir, pensar y compartir».

Foto: Héctor Restrepo

Arquitectos, urbanistas, políticos, líderes comunales, educadores, empresarios…, todos reivindican la educación, la cultura y el espacio público como espacios de cohesión social. Los parques biblioteca, las guarderías, las escuelas, los museos y los centros culturales e, incluso, el propio metro y el metrocable responden a un programa de futuro donde el edificio, el proyecto, se convierten en pura anécdota. El propósito es «construir ciudadanía antes que ciudad», como nos dijo Carlos A. Pinto Santa, presidente de Grupo Urbano Medellín, y fortalecer los barrios más pobres para hacer más cortas las diferencias sociales e intentar, también, que la gente recupere la confianza perdida en lo público después de tantos y tantos años de corrupción política y de violencia.

Micele y Carlos A. Pinto Santa. Fotografies: Héctor Restrepo

Nuestro agradecimiento a Jorge Melguizo, por ser un magnífico “Ciceró”, a Pablo Choneto por su eficiencia y a Gustavo por su disponibilidad y amabilidad en nombre de los Amigos del CCCB, del CCCB y de la agencia de viajes Artchitectours.

Un recorrido por Medellín, una ciudad en transformación con los Amigos CCCB

7 de septiembre de 2015 1 Comment

Amigos CCCB Anna Ballester, Patricia de Gispert, Neus Listerri, Héctor Restrepo, Michele, Montse Pérez (Sandia), Estela León, Paz, Flora Sabbagh, Patricia, Teresa Roig; Pablo y Jorge Melguizo, Foto: Mari Paz Carbajal

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Durante la semana del 11 al 19 de julio, un grupo de Amigos del CCCB visitó proyectos urbanos, culturales, educativos, deportivos, etc. Con ellos hemos hecho este post para explicar algunas de las visitas que hicimos y que nos ha parecido interesante compartir con los lectores del blog del CCCB.

Las visitas las hemos agrupado en cuatro ámbitos: el urbanístico, el cultural, el deportivo y, por último, el educativo, que está presente, en realidad, en todos y cada uno de ellos.

En el ámbito urbanístico visitamos, entre otras intervenciones en el marco de los proyectos del PUI (Proyecto Urbano Integral), el Jardín Botánico, uno de los proyectos físicos y sociales que comenzaron a marcar la profunda transformación de la ciudad. También visitamos viviendas de interés social, tales como las de Nuevo Occidente; las escaleras eléctricas del barrio Las Independencias, de la Columna 13, en el barrio de San Javier, y una de las obras más significativas por su alto impacto. Esta visita fue especialmente interesante por la interacción con la gente del barrio y porque tuvimos la ocasión de poder compartir con ellos sus inquietudes, sus intereses y, sobre todo, la satisfacción de pertenencia.

Escaleres eléctricas del barrio Las Independencias, Foto: Héctor Restrepo

Otro de los recorridos especialmente emotivos fue el que hicimos en el barrio de Moravia, uno de los lugares donde mejor puede apreciarse la transformación integral, gracias a un macroproyecto que involucró a casi todas las dependencias de la Alcaldía de Medellín y otras entidades locales, nacionales e internacionales tales como la ETSAB (UPC) o la Cátedra UNESCO de Sostenibilidad. El barrio de Moravia fue, hasta 1984, el vertedero de basura a cielo abierto de Medellín y, hasta 2004, fue uno de los barrios más duros por la presencia de grupos armados. Tras un proceso de descontaminación, el barrio tiene hoy en día un magnífico jardín, allí donde estaba el vertedero, un vivero de orquídeas y bromelias, para la comunidad del barrio; un campo de fútbol, financiado en buena parte por el Ayuntamiento de Barcelona (en la época de Jordi Hereu), y el Centro de Desarrollo Cultural de Moravia, que da vida al barrio. LLEGIR MÉS-LEER MÁS-READ MORE

¡El CCCB de gira!

5 de junio de 2015 No Comments

El CCCB es básicamente un productor de contenidos, de conocimiento. Crear una red de interlocutores reconocidos y de prestigio, innovadores, no solamente permite expandir este relato, sino que lo avala y le da solidez. Consolida los proyectos en el panorama cultural nacional e internacional presentándolos a otras audiencias.

Big Bang Data. CCCB © Gunnar Knechtel Photography, 2014

Big Bang Data. CCCB © Gunnar Knechtel Photography, 2014

Crear una red de trabajo con otras instituciones, además, nos permite avanzar en la reflexión sobre las formas de crear, producir y distribuir este conocimiento. Las itinerancias nos permiten hacerlo, alargando en el tiempo la vida de los proyectos y haciéndolos evolucionar a su paso por las distintas sedes colaboradoras: implicando a nuevos expertos, nuevas comunidades, y buscando nuevas formalizaciones. En definitiva, permite que los proyectos se enriquezcan y evolucionen.

Pero trabajar en colaboración con otras instituciones, presentar los proyectos fuera del CCCB, sobre todo posibilita experimentar con nuevas audiencias, nuevas comunidades físicas y virtuales. Una exposición como Big Bang Data, por ejemplo, que fue un éxito de público en Barcelona con más de 60.000 visitantes, ha doblado su público después de pasar por el Espacio Telefónica de Madrid. Pasolini Roma, que fue vista en el CCCB por 42.000 personas, ha acabado por reunir a más de 150.000 a lo largo de la itinerancia internacional. Archivo Bolaño (que está a punto de cerrar puertas en La Casa del Lector de Madrid) habrá sido vista por cerca de 100.000 personas después de su paso por Barcelona, Buenos Aires y Madrid.

Una prueba de la centralidad de los temas abordados por el CCCB y de la normalización de este nuevo modelo de trabajo en colaboración es que las itinerancias han crecido de forma exponencial. Solamente en los dos próximos meses de verano (junio y julio de 2015) se presentarán ocho propuestas fuera del CCCB:

Seis exposiciones que viajarán por todo el mundo y difundirán el nombre del CCCB, dando a conocer no solamente la programación expositiva, sino también las propias actividades del centro.

Para saber más de esta programación fuera del CCCB: http://www.cccb.org/ca/cccb-tambe-a.

Carlota Broggi es Responsable de itinerancias en el departamento de exposiciones del CCCB.

La vivienda es el tema

3 de junio de 2015 No Comments

Debemos admitirlo; hay un elefante en la habitación. No podemos tardar más en repensar la cuestión de la vivienda. En ella residen las causas de buena parte de nuestros males. En las últimas décadas, las ciudades han estado haciendo grandes esfuerzos para embellecer su espacio público pero han dejado el espacio doméstico en manos del mercado. Si algo nos ha enseñado la crisis inmobiliaria y financiera, es que la vivienda es demasiado importante como para cederla en exclusiva a expertos, a representantes o a intermediarios. Tanto como la calle, la casa es una cuestión colectiva. Este es el punto de partida de la exposición «Piso Piloto», que podrá visitarse simultáneamente en el Centro de Cultura Contemporánea de Barcelona (CCCB) y en el Museo de Antioquia de Medellín.

Cuando las ciudades desatienden el derecho a la vivienda, son menos justas y sostenibles. La falta de acceso a un hogar adecuado y bien emplazado no solo afecta a los más desfavorecidos; perjudica al conjunto de la sociedad. La distancia entre el domicilio y el trabajo conlleva costes colectivos en materia energética, ecológica, de infraestructuras o de productividad. La vivienda es la base de derechos tan fundamentales como el voto, la sanidad o la educación. Es uno de los principales motores de la economía y supone el mayor gasto de las familias a lo largo de su vida. Los países donde los jóvenes tienen más dificultades para emanciparse son menos innovadores. La mala gestión de la vivienda incide en la salud, en la natalidad o en la indiferencia que padecen nuestras democracias. Amenaza, en definitiva, a la convivencia y la supervivencia de lo urbano.

La buena noticia es que la vivienda ofrece muchas oportunidades para afrontar los retos económicos, ecológicos y políticos que nos plantea el futuro inmediato. Es necesario abordarla desde una lógica transversal y colectiva que le de valor como herramienta de democratización de la ciudad. «Piso Piloto» muestra soluciones habitacionales muy diversas, incluso contrapuestas, procedentes de la investigación académica, de la Administración Pública o de la sociedad civil. Su aplicación todavía no es hegemónica, pero tienen el valor de haber sido puestas en práctica y de probar su viabilidad. En definitiva, demuestran que una ciudad más acogedora es posible. Y que no solo es posible, sino que ya está aquí.

David Bravo es arquitecto y uno de los comisarios de «Piso Piloto» (del 3 de junio al 25 de octubre de 2015)

1