Entradas con la etiqueta ‘Miqui Otero’

Se busca detective sin nombre

29 de abril de 2015 No Comments

O por qué hay que leer a Eduardo Mendoza cada verano (y venir a escucharlo al Primera Persona)

Es el as de los detectives arruinados, medalla de latón de las existencias insolventes, plusmarquista olímpico de la precariedad (triple salto mortal en las Picornell, la piscina vacía y la ciudad al fondo). Pero cuando quieran dedicarle una calle en Barcelona, tendremos un problema. Porque entre las muchas cosas de las que carece este personaje la primera que no tiene es un nombre.

He aquí algunas hipótesis por las que Eduardo Mendoza podría haberle ahorrado un bautizo al detective de sus cuatro novelas más guasonas: a) No quería que le dedicaran una calle (hizo eso tan raro que es escribir para divertirse, que es la única forma de acabar divirtiendo al lector); b) Pretendía subrayar sus carencias así que lo dejó anónimo: por no tener, que no tuviera ni nombre; c) Quería que cada lector se identificara con él; d) Prefería que fuera el lector quien se lo pusiera; e) Barajó la posibilidad de llamarlo Millet o Maragall, pero al final lo descartó.

Así que al que es, con permiso de Plinio (no el pelota del emperador Trajano, sino el policía de Tomelloso creado por García Pavón), el Mejor Detective Español del Siglo XX se le conoce como “el detective sin nombre”, “el detective manicomial”, “el detective loco”, “el detective amante de la Pepsi-cola”, “el detective de Mendoza” y, permítannos, “el detective favorito de los organizadores de un festival llamado Primera Persona”.

Este detective, como la España de 1978 donde vivió sus primeras cuitas, suele ATRAVESAR problemas morrocotudos. Y quizás él, que ignora la pompa pero que habla con un estilo resabiado, que exhibe una labia con todos los quilates que no atesora en su cartera, no habría elegido el verbo atravesar, porque, como sucede en 2015, “nada hace prever que vayamos a salir por el otro lado”.

Las historias del detective de Mendoza deben leerse en la calle, en el metro, en la playa, en terrazas públicas, en convenciones de telefonía móvil e incluso en auditorios silenciosos para reír impúdicamente y demostrarle al mundo que esto de leer puede ser la monda. Que la euforia que generan sus laberínticas gestas se parece mucho al estado de excitación en el que caería uno después de echarse al coleto los 35 botellines de Pepsi que el detective suele trasegar en cada una de sus aventuras burbujeantes. Para vivirlas, la policía lo saca de la clínica mental, su residencia habitual, quizás porque sabe que solo un loco puede encontrar los móviles lógicos de la realidad (mucho más demente y absurda que la más disparatada de las ficciones).

Que el azar es el único motor de toda historia lo saben los agentes de bolsa, los Hombres del Tiempo, las abuelas del Bingo, los adictos a echar la Primitiva y los buenos novelistas, esos que son conscientes de que la anécdota es la sal de la narración (y que a veces es tronchante y da suerte volcar todo el salero). Bien, pues ya puede entrar en escena una casualidad: este verano estaba volviendo a leer (odio el verbo releer y no lo usaré aunque se resienta la sintaxis: solo dicen que releen los que en realidad no leen jamás) sus aventuras. Leía al fresco en el corral de una aldea zamorana, rodeado de cortinos, orquestas de verbena, bocinazos francachélicos de coches rumbo a la diversión. Decidí entonces enviarle a Kiko Amat un mensaje con un párrafo la mar de hilarante de El laberinto de las aceitunas. Me contestó con otro de El misterio de la cripta embrujada. Los dos habíamos decidido, sin hablarlo antes, volver a Mendoza el pasado verano (decíamos que a Mendoza, como a la aldea y a la cola del INEM, siempre se vuelve). Así que nos prometimos intentar que sus zapatos pisaran el Primera Persona.

Su detective sale de los bajos fondos, duerme en un manicomio y regenta una peluquería (escribió Simenon que su detective Maigret debería ser peluquero, porque son los que conocen mejor el alma humana). Ríe y patalea en el fango y es un poco como esas orquídeas que crecen en lodazales. Es pobre, majara y desgraciado como su tío yanqui, el detective en Babilonia de Richard Brautigan. No llegaron a conocerse, ya que éste solo visitó nuestro país durante la Guerra Civil. ¿El Souvenir? Dos balas alojadas en el pompis que lo libraron de la Segunda Guerra Mundial. El detective de Brautigan no tiene ni para comprar una pistola, pero quizás por eso, y como hacemos con el de Mendoza, regalamos y recomendamos sus libros como si nuestro nombre fuera Mr. Smith y fuéramos puerta a puerta intentando endilgar el maravilloso libro de los mormones. En parte lo hacemos por si algún día a esos detectives les alcanza la calderilla de los derechos de autor para comprarse una pistola y se pueden cargar a todos los mandarines de la literatura aburrida.

No nos importa mucho que Mendoza gane Premios Planeta ni que la gente ensaye hincados, genuflexiones y prosternaciones cada vez que se mentan sus obras más aplaudidas. Lo importante es que Mendoza escribía como le daba la santa gana y lo hacía con tal talento, frescor y brillo que cada año genera nuevos lectores (y vocaciones, en mi caso) en los coles e institutos. Todos querríamos saber el nombre del detective sin nombre y todos querríamos tomarnos una Pepsi con Mendoza (la beberíamos con tragos muy cortos para escucharlo más rato).

Escribía Raymond Chandler sobre los detectives privados, que en realidad son como los buenos escritores, lo siguiente: “Si hubiera bastantes hombres como ellos, creo que el mundo sería un lugar muy seguro en el que vivir, y sin embargo no demasiado aburrido como para que no valiera la pena habitar en él”. Lo mismo pienso no solo del detective de Mendoza, sino de Mendoza. Aquí algún insensato acabaría con un felicísimo cliché: “Si Mendoza no existiera, ¡habría que inventarlo!” (aplausos, en la cara del ocurrente). Ya, amigo, pero es que solo alguien tendría la capacidad fabuladora y el ingenio para inventar a Eduardo Mendoza. Y ese tipo es Eduardo Mendoza. Así que menos mal. Menos mal que existe Eduardo Mendoza. Si un día desapareciera, habría que llamar al detective sin nombre para que lo buscara. Y a ver cómo lo encontrábamos, porque no sabríamos por qué letra buscar en las Páginas Amarillas.

Eduardo Mendoza conversará con José Luis Cuerda viernes, 8 de mayo dentro del festival Primera Persona.

Un festival en Primera Persona

20 de enero de 2015 No Comments

Los próximos 8 y 9 de mayo, la 4ª edición del festival Primera Persona presenta una nueva ronda de relatos de vida en el Teatro del CCCB. Monólogos, conciertos, lecturas y espectáculos del más diverso calado, todos ellos actuaciones que, como cada año, los participantes preparan en exclusiva para el festival. Sus directores, Kiko Amat y Miqui Otero, nos desgranan aquí en primerísima persona un avance de cartel con algunos de los nombres de lujo que pasarán por el #PrimeraPersona15:

Sleaford Mods

Sleaford Mods son un dúo inglés de rant/rap/spoken word, procaces, gritones y muy articulados. Hablan de masculinidad y debilidad, de clase obrera, de grupos inmundos y de mentirosos profesionales y del gran timo del rock’n’roll. Y de sus demonios, rabias y miedos. Están adquiriendo una merecida fama mundial y no cesan de mentarle la madre a Noel Gallagher. Esta es su primera visita a Barcelona (y su segunda a la península), en la que presentarán su nuevo álbum Divide + Exit.

Caitlin Moran no tenía suficiente con ser la columnista más tronchante, malhablada y autobiográfica de la prensa inglesa, ni con su ensayo bestseller Cómo ser mujer (Anagrama). La muy testaruda tenía que escribir también una novela espléndida como es How to Build a Girl, que publicará Anagrama en breve en nuestro país. Un libro en una no-muy-disfrazada primera persona que habla de su infancia en familia numerosa de clase obrera, sus primeros pinitos en la prensa musical y sus aventuras y desventuras a lo largo de la construcción del ser conocido como Caitlin Moran. Viva Caitlin.

Laetitia Sadier (Foto: Wikimedia Commons)

Laetitia Sadier era la cantante, teclista y principal letrista de Stereolab. También participaba en el último elepé de McCarthy, fue la mitad del grupo Monade, puso la voz en el “To the end” de Blur y muchas otras cosas. La Sadier ha publicado tres álbumes en solitario desde el año 2010, The Trip, Silencio y Something Shines. Es una de las grandes personalidades del pop moderno.

Eduardo Mendoza no necesita excesiva presentación, siendo como es uno de los más grandes novelistas españoles y barceloneses: pero al Primera Persona no vendrá a hablar de La verdad sobre el caso Savolta ni La ciudad de los prodigios. Le hemos raptado para el festival con el avieso fin de hablar de su maravilloso humor: desde la sublime trilogía del anónimo detective chalupa (El misterio de la cripta embrujada, El laberinto de las aceitunas y La aventura del tocador de señoras), pasando por Sin noticias de Gurb y más allá.

Puedes seguir toda la información sobre el festival en Twitter (@Primera_Persona) con la etiqueta #PrimeraPersona15.

Primeras confirmaciones al #PrimeraPersona14

19 de diciembre de 2013 2 Comments

Tracey Thorn (Everything But The Girl) //  Irvine Welsh // Calvin Johnson (Beat Happening) // Jonathan Lethem // Manolo Martínez (Astrud) // Raúl Cimas // Nueva Vulcano // Sheila Heti

Narrativa, música pop, monólogos y representaciones escénicas varias con el yo como  protagonista se darán de nuevo cita en la 3ª edición del festival Primera Persona, que tendrá lugar el próximo mes de mayo en el Centro de Cultura Contemporánea de Barcelona. Una nueva edición en la que este yo se reafirma y expande durante un día más: el festival amplía su programación y pasa de dos a tres días.

Calvin Johnson (Space Camp, 2012). Safe Amplification Site Society

Del 8 al 10 de mayo de 2014, el festival reunirá nombres de primera línea como la integrante del dúo de pop sublime Everything But The Girl, Tracey Thorn, quien nos hablará de su experiencia en el mundo de la música a partir de la autobiografía Bedsit Disco Queen: How I grew up and tried to be a pop star (Virago, 2013); el escritor escocés Irvine Welsh, reconocido por su novela Trainspotting de la que Anagrama publicará la precuela Skagboys a principios del 2014; el novelista norteamericano Jonathan Lethem autor, entre otros libros, de La fortaleza de la soledad (Mondadori, 2004); o el músico de los Estados Unidos Calvin Johnson fundador del influyente sello musical K Records y líder de Beat Happening, uno de los grupos pioneros del indie-pop norteamericano.

Este primer avance de cartel lo completan Manolo Martínez de ASTRUD quien recientemente ha anunciado su retirada (temporal) de la música pop y que se despedirá de los escenarios en el Primera Persona 2014; el actor y humorista Raúl Cimas conocido principalmente por sus interpretaciones en el programa de televisión Muchachada Nui y que en breve publicará su primer libro con la editorial Blackie Books; la editora y escritora canadiense Sheila Heti  autora, entre otras, de la aclamada novela ¿Cómo debería ser una persona? (Alpha Decay, 2013); y el contundente pop ruidoso de NUEVA VULCANO.

Como ya viene siendo habitual, los participantes presentarán un espectáculo en exclusiva para el Primera Persona, festival ideado por los periodistas, escritores y agitadores culturales Kiko Amat y Miqui Otero.

Primera Persona 2013. CCCB © Miquel Taverna, 2013

Humor y relatos personales entre los autores del Primera Persona

23 de abril de 2013 No Comments

¿Todavía no tenéis libro para Sant Jordi? Si os gustan las historias personales con altas dosis de humor, aquí tenéis un listado de autores imperdibles. Todos ellos serán protagonistas de la nueva edición del festival Primera Persona (3 y 4 de mayo en el CCCB). ¡Tomad nota!

Shalom Auslander, Junot Díaz, Carlo Padial y Isabel Sucunza, participantes de Primera Persona.

Tenéis más información de todos ellos y de las obras que han publicado en el blog de Primera Persona http://primerapersonabcn.blogspot.com.es/

Horarios y venta de entradas del festival en la web del CCCB.

Elogio del yo: Vuelve el festival Primera Persona

9 de abril de 2013 No Comments

En Primera Persona no hemos destacado por ser una vanguardia tecnológica. Más bien nos caracterizábamos por quedarnos en segunda -o tercera, o cuarta- línea de combate. Pero un día u otro teníamos que decidirnos. Y ya está aquí. El alba de una nueva era, como decían los Specials. Todo ello traducido a un idioma común significa que nos hemos hecho una cuenta de twitter y otra de Facebook.

“(Dawning of a) New Era”, blog de Primera Persona, 20/03/2013

Con energía y espíritu 2.0. vuelve el ciclo Primera Persona, que celebrará su segunda edición el viernes 3 y el sábado 4 de mayo en el CCCB. Organizada por Kiko Amat y Miqui Otero, la cita está protagonizada por autores que han tomado la propia experiencia como material literaturizable en novelas, monólogos, cómics, películas o canciones. Los artistas que intervienen en las jornadas reflexionan sobre el “yo”, pero no lo hacen en forma de la clásica conferencia (micrófono y señor sentado en una mesa), sino con una puesta en escena más bien teatral y humorística, como nos contaron los directores del ciclo en la siguiente entrevista sobre la primera edición.

Hasta que llegue el 3 de mayo, las novedades y los contenidos exclusivos de Primera Persona se pueden seguir tanto en las redes sociales Facebook y Twitter como en el blog del ciclo, donde ya están disponibles el cartel de la edición de este año  y las biografías de los participantes. Entre los invitados de la presente edición figuran el Premio Pulitzer Junot Díaz (Santo Domingo, 1968), el autor de la novela “Lamento de un prepucio” Shalom Auslander (Nova York, 1970), el escritor norteamericano Donald Ray Pollock (Ohio, 1954) y el realizador audiovisual Carlo Padial (Barcelona, 1977), creador del libro “Erasmus, Orgasmus y otros problemas” y de la película Mi loco Erasmus.

En el Primera Persona no podían faltar bloggers autores de dietarios como Manuel Jabois, Ainhoa Rebolledo, Isabel Sucunza, Federico Montalbán y Patxi Irurzun. También reviviremos las historias personales de tres personajes ilustres de una “Barcelona olvidada” – según Otero y Amat – Marcos Ordóñez, Oriol Llopis y Dani el Rojo.  La música será mucho más protagonista en esta segunda edición, que contará con una sesión dedicada a dos de los pioneros del rap y hip hop (Ramón Giménez “El brujo” y DJ Neas), una actuación del mítico grupo femenino de post-punk The Raincoats y Lídia Damunt y un concierto único: Robert Forster, de The Go-Betweens, acompañado por una banda formada por músicos locales (Adrián de Alfonso, Evripidis, Fred i Son).

Primera Persona nos propone un conjunto de shows únicos e irrepetibles protagonizados por artistas y autores que sabrán cautivarnos con sus universos personales.

Inspirado en los clásicos anuncios de variedades, os presentamos el cartel del Primera Persona.

12