El CCCB, un centro comprometido con la literatura

21 de abril de 2016 1 Comment

Desde el 11 de diciembre de 2015, Barcelona forma parte de la red de Ciudades Creativas de la UNESCO en el campo de la literatura. Junto con Bagdad (Irak), Liubliana (Eslovenia), Lviv (Ucrania), Montevideo (Uruguay), Nottingham (Inglaterra), Óbidos (Portugal), Tartu (Estonia) y Ulyanovsk (Rusia), Barcelona ya posee el reconocimiento oficial de una realidad que hace mucho tiempo que es palpable en la calle.

La literatura es uno de los objetivos primordiales del CCCB y forma parte de sus principios fundacionales: «El CCCB es un espacio para la creación, la investigación, la divulgación y el debate de la cultura contemporánea en el que las artes visuales, la literatura, la filosofía, el cine, la música, las artes escénicas y la actividad transmedia se interconectan en un programa interdisciplinar». La literatura es, por lo tanto, uno de los temas que ha protagonizado más exposiciones y actividades en los veinte años de historia de la institución.

K15 // Martín Caparrós y Jon Lee Anderson © CCCB, Carlos Cazurro, 2015

En 1995, solo un año después de su inauguración, el CCCB presentó la exposición El Dublín de James Joyce, la primera de una serie dedicada a las ciudades y los escritores vinculados a ellas. Después de Dublín, el ciclo siguió con Las Lisboas de Pessoa (1997), La ciudad de K. Praga y Kafka (1999) y Cosmópolis. Borges y Buenos Aires (2002). Todas estas exposiciones iban más allá de la escritura para relacionar la obra de los autores con sus paisajes literarios y personales, para descubrir cómo las ciudades que habitaban eran protagonistas directos o indirectos de sus obras. En La Trieste de Magris (2011), la ciudad italiana servía de recorrido físico para la obra del escritor italiano; con Pasolini Roma (2013), el cineasta se encontraba con el escritor para reivindicar su papel más crítico, y el Archivo Bolaño (2013) recordaba el paso del escritor chileno por Blanes, Girona y Barcelona a través de un recorrido detectivesco que los visitantes tenían que resolver, en una especie de «metaexposición» que permitía descubrir relaciones y pistas dentro de la propia obra del autor de Los detectives salvajes.

ArchivoBolaño. 1977-2003 © Lidia González Alija, 2013

Han sido, asimismo, objeto de exposición y de debate autores como Calders (Los espejos de la ficción, 2000), Espriu (He contemplado esta tierra, 2013), W.G. Sebald (Las variaciones Sebald, 2015, una muestra que relacionaba los paseos del autor alemán con el arte contemporáneo), Julio Cortázar (Viajes, imágenes y otros territorios, 2004), Federico García Lorca (1998) y J.G. Ballard (Autopsia del nuevo milenio, 2008).

Espriu. He contemplado esta tierra © La Fotogràfica, 2014

Fue la exposición dedicada a Borges la que dio nombre al festival de literatura amplificada Kosmopolis, que celebró su primera edición en diciembre de 2002 y, puntualmente cada dos años (con algunas excepciones: en 2005 se celebró una especial coincidiendo con el Año del Libro y la Lectura y el 400 aniversario de la publicación del Quijote), ha reunido a algunos de los mejores autores de la literatura mundial, entre ellos a varios premios Nobel, Cervantes y Príncipe de Asturias, como Juan Marsé, Gao Xingjian, Claudio Magris, J.M. Coetzee, Tzvetan Tódorov, Amos Oz, Ismail Kadaré, Mario Vargas Llosa y Svetlana Alexiévich. Kosmopolis lleva el subtítulo de «literatura amplificada», porque es más que un festival de literatura, porque los temas de cada edición se relacionan entre ellos, porque la escritura, la ciencia, el cómic, la palabra escrita y oral, la música y el teatro forman parte de una programación que explora las letras desde perspectivas muy diversas. Y porque no se centra en una única expresión literaria, sino que las engloba a todas. Por todo ello, nos atreveríamos a decir que Kosmopolis es el único festival que se celebra en Barcelona de literatura entendida en su sentido más amplio, ya que otros encuentros, como BCNegra o Barcelona Poesía, se encuentran dentro del ámbito de la literatura especializada en el género negro y la poesía, respectivamente.

K04 // Mario Vargas Llosa © CCCB, Susana Gelida, 2004

Más allá de las exposiciones, el CCCB también ha acogido presentaciones de libros, cursos, actos de homenaje y conferencias de autores de todas partes del mundo. Por ejemplo, para citar solo a algunos: Paul Auster presentó su Diario de invierno en 2012; Erri de Luca habló del Mediterráneo; Amin Maalouf debatió sobre identidad y memoria; Orhan Pamuk reflexionó acerca del futuro del museo y la literatura; Herta Müller presentó una exposición de pequeño formato sobre su obra; Salman Rushdie nos explicó por qué vivimos en la era de la extrañeza, y Jonathan Safran Foer reivindicó la necesidad de no comer animales.

K15 // Salman Rushdie y Rodrigo Fresán © CCCB, Miquel Taverna, 2015

Somos conscientes de que la mejor manera de estimular el interés por la literatura es hacerlo desde la educación, por eso nos sumamos a iniciativas como Món Llibre y el festival de literaturas y arte infantil y juvenil FLIC, dos fiestas de las letras que acogemos en abril y enero, respectivamente, y que se centran en el público más joven a través de propuestas educativas, teatro, actuaciones musicales y juegos. Y es que los pequeños lectores pueden convertirse en grandes lectores y, por lo tanto, también son un público que puede crecer con nosotros.

En 2016 se conmemoraron los setecientos años de la muerte de Ramon Llull y a lo largo del año se realizaron varias actividades relacionadas con el escritor, filósofo, teólogo, profesor y misionero. En el CCCB nos sumamos a la celebración con una exposición, La máquina de pensar. Ramon Llull y el ars combinatoria, que ofrecía una nueva perspectiva en torno a su obra. Pero no es ni el primero ni el último aniversario que celebramos en el centro: también hemos recordado a J.V. Foix con el recital FestFoix. 25 años con/sin Foix; hemos acogido un homenaje a Joan Vinyoli en los treinta años de su muerte, Paseo de aniversario. Tributo a Joan Vinyoli, y Raimon leyó textos de Joan Fuster en la efemérides de 2012 que conmemoraba los noventa años de su nacimiento y los cincuenta de la publicación de su obra más importante, Nosaltres, els valencians. También celebramos, desde hace tres años, el Día Orwell; una vez al mes acogemos un encuentro dedicado a la palabra oral, PoetrySlam, y regularmente los Amigos del CCCB participan en el Klub de lectura dirigido por el periodista y escritor Antonio Lozano. Además, desde 2013, el CCCB forma parte de la plataforma Literature Across Frontiers, que promociona la literatura y la traducción en lenguas minoritarias y de la que forman parte festivales literarios de lugares tan diversos como Turquía, Polonia, el Reino Unido, Croacia, Noruega, Portugal o Eslovenia.

A parte de Llull, la programación literaria de 2016 estuvo llena de citas importantes. La programació contínua de Kosmopolis nos permitió disfrutar de la presencia de los escritores norteamericanos John Irving y Don DeLillo y en noviembre acogimos la Eurocon, el encuentro de literatura de ciencia-ficción más importante de Europa. El festival Primera Persona nos trajo autores como Renata Adler, Juan Marsé, Carlos Zanón y Jordi Puntí. Y también vinieron a hablar de libros y literatura autores como Elif Shafak, Mia Couto o Patrick Deville. Este 2017 hemos celebrado una nueva edición de Kosmopolis con invitados como John Banville, Pierre Lemaitre, Zeina Abirached, Jean Echenoz y PJ Harvey, que ofreció el primer recital poético en España, y tendremos con nosotros más nombres destacados de las letras contemporáneas.

Primera Persona 2015. La escritora Caitlin Moran y la periodista Marta Salicrú © CCCB, Miquel Taverna, 2015

Con todos estos antecedentes, la candidatura de Barcelona como Ciudad Literaria era un proyecto al que el centro se dedicó con entusiasmo y con el convencimiento de que era un reconocimiento que Barcelona se merecía desde hacía tiempo. Ahora, con este título honorífico, la ciudad entra de lleno en la liga de las ciudades creativas mundiales, y el CCCB seguirá estando en primera línea defendiendo la literatura como una de las bellas artes. Porque, tal y como definen los principios de Kosmopolis, la literatura es «el único discurso que no intenta modelar un mundo con fundamentos absolutos, fronteras disciplinarias o corsés ideológicos».

Menú Archivo Xcèntric especial KOSMOPOLIS

17 de marzo de 2015 No Comments

El Archivo Xcèntric se suma a la programación de Kosmopolis con una programación especial. Una buena manera de entrar en el mundo del cine experimental a través de la literatura.

En  la colonia penitenciaria, Marcel Pié y Daniel Pitarch, 2011, 6 min

Esta animación es una adaptación del relato de Franz Kafka realizada a través de ilustraciones científicas y texto en pantalla, a veces en forma de caligrama. Pone en relación la escritura y el cuerpo, de la misma manera que lo hace la máquina en el cuento, y evidencia dos formas de representar el cuerpo: como símbolo o como representación antropométrica. Es también una obra que nos pide que miremos y leamos, posicionándonos en el lugar del explorador.

La constelación Bartleby, Andrés Duque, 2007, 23 min

El cortometraje esboza dos historias inconexas que gravitan, de una manera más lúdica que reflexiva, en turno a la literatura: desde el Bartleby del escritor Herman Melville hasta la sociedad distópica de Fahrenheit 451 de Ray Bradbury, pasando por los ecos de Vila-Matas o la cita directa a Stanislav Lem. Las múltiples referencias literarias funcionan como pretexto para evocar un estado (alienación), un efecto (añoranza) y una adscripción genérica (ciencia ficción), ámbitos por los cuales transita la pieza y que demarcarían sus posibles significados.

LLEGIR MÉS-LEER MÁS-READ MORE

La literatura invade el CCCB

25 de febrero de 2015 No Comments

Un año más, y ya van ocho, Kosmopolis, la Fiesta de la Literatura Amplificada, celebra una nueva edición. Y esta, más literaria que nunca, recupera los cinco días de ediciones pasadas y añade dos importantes novedades: las Noches Alfa y el especial de series. Vuelve Kosmopolis y vuelven los diálogos, las performances, los talleres, las actuaciones musicales, los debates, el bookcamp. La literatura invade de nuevo todos los rincones del CCCB.

Kosmopolis abrirá sus puertas el 18 de marzo con una inauguración de lujo: Juan Marsé,  Premio Cervantes y una de las mejores voces de la literatura en lengua española, hablará de su historia más personal: la biografía que ha escrito Josep Maria Cuenca y que gracias a Jorge Herralde, se ha hecho realidad después de seis años.

LLEGIR MÉS-LEER MÁS-READ MORE

Vuelve Kosmopolis, la Fiesta de la Literatura Amplificada

17 de diciembre de 2014 No Comments

A punto de terminar el año 2014, el equipo del Centro de Cultura Contemporánea trabaja intensamente para terminar la programación de la próxima edición de Kosmopolis, la Fiesta de la literatura amplificada, que celebraremos del 18 al 22 de marzo de 2015. El festival –que en su octava edición bienal pasa de tres a cinco días– volverá a convertir todos los espacios del CCCB en un lugar de encuentro de los lectores con escritores, guionistas, músicos, dramaturgos y periodistas de todo el mundo.

Como siempre, Kosmopolis apostará por la literatura en todas sus formas –oral, escrita, sobre papel, en dispositivos electrónicos, sobre el escenario, con música o en la gran pantalla– y combinará charlas, lecturas y conferencias con proyecciones, conciertos y artes en vivo.

El programa completo del festival se anunciará a principios de febrero de 2015. Mientras tanto, os avanzamos algunos invitados y temas destacados.

Entre los primeros escritores internacionales que han confirmado su participación, están David Grossman, uno de los grandes nombres de la literatura actual y que año tras año suena en las quinielas del Nobel; Rachel Kushner, la última revelación de la literatura norteamericana y finalista al National Book Award 2013; Taiye Selasi, creadora del concepto de afropolitismo y autora incluida en el recopilatorio de los mejores relatos breves norteamericanos de 2013 de la revista Granta, y William T. Vollmann, escritor inclasificable considerado por David Foster Wallace una de las voces más singulares de su generación.

LLEGIR MÉS-LEER MÁS-READ MORE

El arte de crear nuevos lectores

10 de junio de 2014 No Comments

El canon literario es un compendio de obras que superan el olvido del tiempo y siguen siendo leídas. En la operación de mantener con vida libros que no son de estricta actualidad –ofrecerlos a nuevos lectores, que los interpretan de forma renovada– tienen un papel fundamental aquellas editoriales que apuestan por la publicación de clásicos más o menos desconocidos.

Kosmopolis. Programación continua propuso una mesa redonda con cinco editoriales para las que los clásicos son estructurales en su catálogo, las catalanas Edicions de 1984Minúscula y Sajalín, la turca Metis y la holandesa Lebowski. Edicions de 1984 es, junto a Metis, el proyecto más veterano: ambas cuentan con tres décadas de trayectoria. La primera ha recuperado la obra de autores como Dino Buzzati, Hans Fallada, Kurt Pinthus, Aleksandr Pushkin, Honoré de Balzac, Lev Tolstói, Juli Vallmitjana, Eduard Girbal Jaume y, más recientemente, Walt Whitman, William Faulkner y Alfred Döblin. En el caso de Metis, fundada en 1982 en Estambul, ha dedicado buena parte de los casi 800 títulos publicados hasta ahora a «la alta literatura y la teoría crítica»: en el primer apartado incluyen a Georges Perec, Marguerite Yourcenar, Henry Bauchau y Bilge Karasu; en el segundo, han publicado obras de Ludwig Wittgenstein, Walter Benjamin, Emil Cioran y Sigmund Freud.

Minúscula, que en 2015 celebró 15 años de trayectoria, ha construido desde los dos primeros títulos –de Joseph Roth y Marisa Madieri– un catálogo que, en palabras de su editora, Valeria Bergalli, tiene «un marcado interés por la cultura europea, por un patrimonio artístico que nunca ha entendido de fronteras y por escritores que, en épocas decisivas, descifraron con extraordinaria sensibilidad el signo del tiempo». De este modo, ha apostado por autores como Varlam Shalámov, Giani Stuparich, Gertrude Stein, Annemarie Schwarzenbach, Hans Keilson, Svetislav Basara, Pierre Bergounioux, Rachel Bespaloff y Shirley Jackson. Coincidiendo con el décimo aniversario, empezó una colección en catalán, en la que ha publicado a Antón Chéjov, Dacia Maraini y Ferdinando Camon, entre otros autores.

En el caso de la holandesa Lebowski, combina la edición de autores contemporáneos neerlandeses con clásicos como Natsume Sōseki, Gaito Gazdánov, Erich Kästner y Cornelis Bastiaan Vaandrager, y con nombres consagrados de las letras norteamericanas del siglo xx, como Jack Kerouac, William S. Burroughs y Charles Bukowski.

Sajalín es, de las cinco editoriales presentes en la mesa redonda, la más joven de todas. Su apuesta es muy clara, «publicar en castellano obras inéditas u olvidadas de la mejor narrativa extranjera contemporánea». En solo cinco años ha permitido a los lectores descubrir la obra de Edward Bunker, Seumas O’Kelly, Osamu Dazai, Kenneth Cook, Edlef Köppen, Beppe Fenoglio y Luigi Bartolini. Recientemente ha incorporado novelas de Waguih Ghali y Dambudzo Marechera.

La mesa redonda «Clásicos desconocidos» formaba parte del proyecto Schwob, que quiere dar a conocer en toda Europa unos cuarenta libros de alta calidad literaria que aún están poco traducidos, entre los cuales hay títulos de Miklós Bánffy, Tibor Déry, Kees Bordewijk, Víctor Català y Álvaro Cunqueiro. La jornada siguió con una segunda sesión de debate con escritores que han empezado a abrirse camino recientemente. Es el caso de Marina Espasa, Yannick GarciaJenn Díaz y David Gálvez. Espasa debutó en el año 2012 con la novela La dona que es va perdre (Empúries), y este 2016 ha publicado El dia del cérvol (L’Altra). Garcia, que se dio a conocer con De dalt i de baix (Edicions 62), poemario que ganó el premio Gabriel Ferrater en 2003, después de un paréntesis de casi una década ha regresado con los libros de cuentos Barbamecs (Cossetània, 2012) y La nostra vida vertical (L’Altra, 2014): este último mereció el premio Documenta. Jenn Díaz es la más joven de los cuatro autores –solo tiene 28 años– y, sorprendentemente, la que más ha publicado: Mare i filla (Amsterdam, 2015) ya es su quinta novela, la primera en catalán. Gálvez, nacido en Vilanova i la Geltrú pero residente en Andorra, presentó una primera novela, singular y arriesgada, Cartes mortes (Males Herbes), y en 2015 publicó Res no és real (Males Herbes).

Podéis ver el debate en el siguiente vídeo.

 

1