Qui decideix? Neurociència i llibertat

June 7th, 2012 7 Comments

«La vida diaria plantea el siguiente enigma: todos nos sentimos agentes conscientes, todos nos sentimos como una unidad consciente, capaces de actuar con determinación y libres de tomar decisiones de casi cualquier tipo. Al mismo tiempo, todo el mundo comprende que somos máquinas, aunque máquinas biológicas, y que las leyes físicas del universo son aplicables a ambos tipos de máquinas, tanto a las artificiales como a las humanas. ¿Ambos tipos de máquinas están completamente determinados, tal como decía Einstein, que no creía en el libre albedrío, o tenemos libertad de elegir lo que deseamos?»

Som diferents d'una màquina? "Metropolis" de Fritz Lang

Així arrenca el darrer llibre de Michael S. Gazzaniga, ¿Quién manda aquí? El libre albedrío y la ciencia del cerebro (Paidós 2012), que presentarem el proper dilluns 11 de juny, a les 19.30 h en la darrera sessió del cicle «Als orígens de la ment humana». Gazzaniga abordarà en la seva intervenció una de les qüestions més polèmiques avui en el món de la neurociència: el de la llibertat d’acció, entesa com a lliure albir. És evident que aquest debat no neix amb la neurociència, sinó que ja té una llarga trajectòria tant en l’àmbit científic com en el de la filosofia. Avui, la neurociència, amb la seva recerca sobre el funcionament de la ment conscient, està obrint noves fronteres en aquest debat i ha tornat a posar en primera línia la reflexió sobre el determinisme biològic del comportament humà.

Si ment i cervell són inseparables (cosa que hem vist en les conferències anteriors del cicle), si la consciència és una funció, un producte, de l’activitat cerebral, aleshores és lògic plantejar que tot comportament humà està en realitat supeditat a un òrgan, el cervell, que treballa en un 90% de manera inconscient. Com parlar aleshores de llibertat? Quin és realment el motor de les nostres accions?

Michael S. Gazzaniga

Michael S. Gazzaniga, un dels referents mundials de la neurociència i sovint anomenat el pare de la neurociència cognitiva, entra de ple en aquest debat i trenca una llança a favor que, tot i el determinisme de la nostra biologia, sí que ens queda espai per al lliure albir. Gazzaniga reconeix que avui, malgrat l’extraordinari coneixement adquirit pels neurocientífcs sobre els mecanismes de la ment, no s’ha descobert encara res que repercuteixi específicament sobre la responsabilitat, un dels valors més importants de la vida humana. Però defensa que no és només el cervell el que condiciona la ment, sinó també al revés, la ment limita i condueix el nostre cervell (com diu ell, de la mateixa manera que la circulació dels cotxes genera un trànsit que acaba limitant els mateixos cotxes que l’han provocat). I és aquí on, segons Gazzaniga, es troba la possibilitat de reconèixer la llibertat i la responsabilitat que tenim sobre les nostres accions.

El debat és obert.

Us esperem per parlar-ne amb Michael S. Gazzaniga el proper dilluns 11 de juny, a les 19:30h.

Podeu trobar més informació d’aquest debat al bloc del CCCBLab.

Comentaris
  1. Eloi escrigué:

    Grabareu i penjareu a la web aquestes xerrades pels qui no puguem asistir?

  2. Equip web CCCB escrigué:

    Hola Eloi,

    Sí, anem publicant entrevistes als ponents i els vídeos de les conferències al nostre web. De moment, pots consultar aquests materials: http://www.cccb.org/ca/llistat_multimedia?idg=40768;idm=509

    Equip web CCCB

  3. [...] decide? Neurociencia y libertad hub_01 | jun 8, 2012 • 5:38 pm Leer en la fuente original… Anterior“Sonic Fabric” (Textiles interactivos sonoros) un taller con Chicks on [...]

  4. Jan Bover escrigué:

    Ayer estuve en la charla del neurólogo Michael S. Gazzaniga. Fui con expectativas pero la charla me defraudó, no por su contenido, que fue interesante, sino porque Gazzaniga no fue claro y preciso sobre el libre albedrío. En el libro parece defender la tesis del libre albedrío, pero en otros artículos http://chronicle.com/article/Michael-S-Gazzaniga/131167/ afirma que el libre albedrío es una ilusión.

    Durante la charla defendió que el cerebro es determinista -como no podría ser de otro modo- pero que la mente aun podía tener libre albedrío, o más bien, que debía de tener libre albedrío, porque sino la moral dejaba de tener sentido.

    Durante el turno de preguntas tuve la oportunidad de preguntarle “¿usted cree en el libre albedrío porque tenemos una necesidad moral de creer en él, o cree en el libre albedrío porque está convencido que un cerebro determinista lo puede generar?”. Pero la respuesta no fue esclarecedora, comentando en más de una ocasión que “el libre albedrío no era un concepto útil”. Otra persona le preguntó “ante una acción cualquiera, ¿el agente tubo la posibilidad de haber hecho lo contrario?” a lo que respondió que no, que estamos determinados, y que era bueno que fuera así, porque todo el mundo quiere actuar siguiendo su programa moral, cultural, genético…

    Quizá soy más crítico de la cuenta porque yo mismo he escrito un libro sobre el libre albedrío titulado “cómo vivir feliz sin libre albedrío” en el que explico, entre muchas otras cosas, como pueden coexistir la moral y el determinismo. El libro se puede descargar gratuitamente en http://www.janbover.org

    Saludos,
    Jan

  5. Antonio Martínez Ranz escrigué:

    Un sistema físico puede ser determinado, es decir tener un comportamiento único a partir de unas condiciones iniciales y, sin embargo no poder predecirse ese comprotamiento. Se trataría de sistemas altamente no lineales en los que pequeñas variaciones en las condiciones iniciales, llevarían en un tiempo T a comprotamientos muy distintos. En un mundo cuántico donde las condiciones iniciales no están definidas de forma precisa (no ya que no se puedan medir de forma precisa, sino que no tienen un valor preciso), el cerebro podría ser perfectamente no predecible, pero aún determinista.

    No obstante, si como sabemos en mecánica cuántica está definida la superposición de estados pero no cual de ellos va a obtenerse en una medida, es decir si la probabilidad de un efecto está determinada pero no cuál de los posibles se va a producir, podría haber distintos caminos posibles para las mismas causas, siendo éste un mecanismo que posibilitaría el indeterminismo.

    Para que ello fuera así, algún proceso “mental” o cerebral debería bifurcarse en función del resultado, es decir debería ser sensible a variaciones locales muy pequeñas. De lo contrario, si el comportamiento macroscópico fuera dominante, esas variaciones se “promediarían” y el comportamiento sería determinista

    Saludos

  6. Necesitaría conseguir el libro”¿Quién manda aquí?” de Gazzaniga y en Argentina no está, según me informan en librerías de Rosario (Santa Fe, Argentina). Este autor lo utilizo para charlas dirigidas a distintas disciplinas y es una pena que me respondan: es difícil importarlo…Si lo solicito a España me piden 45 Euros y no tengo seguridad de recibirlo en mi domicilio. ¿Alguien podría ayudarme para acceder al contenido?

  7. myadmin escrigué:

    Hola, Mirta. En nuestra web disponemos de esta conferencia que Gazzaniga ofreció hace un año dentro del debate “En los orígenes de la mente humana”: http://www.cccb.org/es/video-debat_als_orgens_de_la_ment_humana_michael_s_gazzaniga_vo_en-41415
    Sobre el libro, igual puedes intentar ponerte en contacto con su editor, Paidós, que tiene sede en Argentina (www.paidosargentina.com.ar/landing/). Esperamos haberte ayudado.

Leave a Reply