Mònica Muñoz-Castanyer

La web del CCCB se renueva

9 de julio de 2015 No Comments

En el mes de enero de 2013 me convertí en la responsable de la web de CCCB. Una tarea ilusionante y, al mismo tiempo, terrorífica que, eso sí, asumí con mucha ilusión. No soy una nativa digital y para ejecutar con garantías esta nueva empresa, era necesario que me rodeara de personas que conocieran el entorno digital y me pudieran ayudar a la hora de tomar decisiones sobre este nuevo ámbito de mi responsabilidad profesional.

No dudé en formar el Consejo Web del CCCB –un grupo de trabajo transversal, fluido, eficaz y alegre—ni tampoco en decidir quién debía formar parte de él: Sònia Aran, Lucia Calvo, Maria Farràs y Edgar Riu.

Home antigua

Lo primero que hicimos los cinco fue analizar la web del centro. Es imprescindible contar con un diagnóstico antes de tomar cualquier decisión. La web, es preciso decirlo aquí y ahora, fue impulsada por nuestra compañera Teresa Roig, y se ha convertido en una herramienta operativa y muy bien valorada desde 2007 hasta la fecha, cuando nos animamos a presentar su renovación.

Ya en las primeras sesiones de trabajo nos dimos cuenta de que la web necesitaba muchas mejoras. El mundo digital es tan supersónico que seis años son una eternidad. Pero lo que tenían que ser meros cambios pronto se convirtió en una evidencia contundente: necesitábamos una nueva web.

Desmenuzando, diseccionando y deconstruyendo la arquitectura de la web, fuimos dibujando una arquitectura paralela que se adecuaba mucho más a las nuevas necesidades. Pero esta nueva estructura tenía que responder a unos objetivos. Y este fue el primer hito que nos marcamos.

¿Por qué queríamos renovar la web y qué finalidades queríamos cubrir? La respuesta la obtuvimos después de horas de trabajo y se puede resumir en los siguientes cuatro puntos:

1. Aumento de las visitas (virtuales y presenciales) del CCCB. Para conseguirlo, teníamos que mejorar la arquitectura de la web, interrelacionar mucho más sus contenidos, simplificar y clarificar la información de servicio, mejorar su posicionamiento y presentar un diseño adaptativo a todos los dispositivos móviles.

2. Potenciar los contenidos propios reconvirtiendo una web-agenda en un espacio que diera mayor visibilidad a los distintos tipos de contenidos y que revalorizara el archivo.

3. Mejora de la imagen corporativa y de la transparencia de la web CCCB simplificando los textos corporativos, unificando los canales de contacto con el público y creando una imagen unitaria, sencilla y clara, a partir del nuevo logotipo del CCCB.

4. Aumento de los ingresos del CCCB mediante el incremento y la visibilización de la venta online de entradas, el incremento de los Amigos CCCB y el incremento y la visibilización del alquiler de los espacios del CCCB.

Teníamos el qué y el por qué de la renovación de la web. Ahora teníamos que establecer la hoja de ruta. En primer lugar, precisábamos de la complicidad de la dirección, que encontramos inmediatamente en el entonces director del centro, Marçal Sintes, y la subdirectora, Elisenda Poch. Fue ella quien dio prioridad absoluta al proyecto, quien puso a nuestra disposición al equipo de Sistemas, con Gerard Bel al frente, y quien asignó el presupuesto necesario.

Home nueva

Las bases estaban asentadas y seguras, y ya podíamos empezar a construir el edificio. Era el momento, también, de contratar a buenos profesionales externos que nos garantizaran los resultados que buscábamos. Fue así cómo nos decantamos por el equipo de diseñadores DOMO-A, la empresa LaMagnética para que realizara una analítica SEO y garantizara el buen posicionamiento de la nueva web en los buscadores, como Google, y, finalmente, la empresa de usabilidad Estudio Torres Burriel que debía garantizar que las decisiones tomadas facilitaran la navegación de los usuarios por la web.

Detrás de su trabajo se iniciaba la adecuación del gestor de contenidos. Empezar de cero con un nuevo gestor estaba fuera de nuestro presupuesto, pero fue necesario adaptar a la nueva arquitectura el gestor que la empresa Inte creó en 2007. Y este ajuste programático lo ha llevado a cabo  la empresa Sonicon de la mano de Adrià Vila y David Berruezo.

Mientras, el día a día dentro del CCCB lo ha capitaneado Iñaki Sainz, nuevo jefe de Sistemas del centro, escoltado por Edgar Riu y Lucia Calvo, los webmasters del proyecto. Más adelante, Rosa Puig ha tomado las riendas de los textos estáticos de la web y ha sustituido a Lucia, de baja por maternidad.

Dos años y medio después de asumir el reto de la web del CCCB, su renovación es una realidad. El proyecto ya es un hecho y, por tanto, ya no pertenece a quienes hemos sido sus guías y mentores. Ahora el relevo lo toma todo el equipo del centro, que es quien debe velar por ella.

Pero la web del CCCB, sobre todo, pertenece a los usuarios. Esta renovación tiene que facilitar la navegación y la búsqueda de contenidos. Tiene que destacar la información de agenda y de servicio. Tiene que ser más clara, más gráfica, más relacional, más transparente. Y tiene que ser una web responsive que se pueda consultar desde cualquier dispositivo móvil. En definitiva, tiene que ser el instrumento que permita que el CCCB siga siendo un referente de los centros culturales del siglo XXI en Barcelona, Cataluña y el mundo.

Mònica Muñoz-Castanyer es jefa de prensa y web.

La recompensa

6 de junio de 2012 No Comments

Ha sido un regalo. Una sorpresa que no podríamos haber imaginado cuando iniciamos el proyecto AlzheimArt.

Los usuarios del Centro de día “Jardinets” de L’Hospitalet de Llobregat, especializado en la atención de enfermos de Alzheimer, han visitado el CCCB un par de veces para seguir nuestro programa cultural dirigido a los afectados por la enfermedad.

El equipo de AlzheimArt durante la visita a la exposición de Brangulí

© CCCB, Irene Ruiz Auret, 2011

En la primera ocasión realizaron la visita a la exposición dedicada al fotógrafo Brangulí. Un segundo lunes, participaron en la actividad ¡Vamos al cine! Esta última vez y de forma espontánea, surgió la idea de invitar al equipo que integramos AlzheimArt para devolverles la visita a “su casa”.

Y así fue: el martes 22 de mayo, a las 15.30 h, el local de la calle Tarragona número 17 de L’Hospitalet de Llobregat se engalanó para recibirnos. Sus inquilinos también: flores en la solapa, ellas; pajaritas en el cuello, ellos.

Veintiséis pacientes y todo el personal del centro “Jardinets” nos esperaban con los brazos abiertos. Habían convertido el comedor en un auditorio con todo lujo de detalles. Y el director de orquesta, Jesús, guitarra en mano, tenía a sus cantores a punto para el gran concierto.

Interpretaron “Yo vendo unos ojos negros”, la habanera “El meu avi”, el tema de Julio Iglesias “La vida sigue igual”, “Mi casita de papel”… Estuvieron impecables: afinados, rítmicos, letras bien recitadas. Pero sobre todo, se les veía felices y orgullosos, con aire de profesionales.

Nosotros estábamos convencidos de que aquella era una clase de música, como tantas otras que hacen durante la semana, abierta a nosotros tres. PERO RESULTÓ SER QUE NO. El centro había organizado aquella velada única y exclusivamente para nosotros. Las clases de Jesús se habían puesto en marcha solo para aquella sonada (nunca mejor dicho) ocasión.

Salimos chocados de la torreta luminosa de L’Hospitalet. El regalo ha sido impagable para nosotros y ellos han ganado unas sesiones de musicoterapia a las que ya no renunciarán nunca más.

Esta es la recompensa del programa AlzheimArt.

¡Vamos al cine!

28 de marzo de 2012 1 Comment

El programa AlzheimART del CCCB ha creado una nueva propuesta cultural que ya se ha presentado en público un par de veces. En esta ocasión enfermos de Alzheimer y sus acompañantes ocupan su butaca del Auditorio del centro para disfrutar de una matinal de cine.

Dos acomodadores guían a los espectadores con la ayuda de la linterna hasta sus asientos. En cuanto todos están en sus butacas, iniciamos la proyección de un breve documental que rememora a las veinte actrices más guapas del Hollywood de los años cincuenta.

Marilyn Monroe, Audrey Hepburn, Elizabeth Taylor, Ava Gardner, Vivien Leigh y hasta veinte actrices más llenan la pantalla con su belleza y glamour. Ellas son la excusa perfecta para empezar a hablar de cine con personas que sufren pérdidas de memoria.

La sesión doble, la fila de los «mancos», la merienda, el cine al aire libre, los actores y las actrices preferidos, las películas de policías y ladrones, los primeros destapes, la censura, la entrega de los Oscar, etc. Todo ello y mucho más comentan los participantes del programa «¡Vamos al Cine!» con la ayuda de los conductores de la actividad.

Un diálogo rico y vivo que alternamos con otros fragmentos de películas de géneros tan diferentes como los dibujos animados ―con un corto de Tom y Jerry― o el espectacular baile de Fred Astaire «Puttin’ on the Ritz» del filme Blue skies.

Una vez más, tal y como había sucedido en el programa de visitas comentadas a exposiciones del CCCB, se demuestra que la práctica de la actividad cultural por parte de los enfermos y sus familiares genera unos beneficios incuestionables:

  1. Evocar la memoria más lejana.
  2. Promover el desarrollo personal.
  3. Establecer conexiones entre vivencias personales y el mundo que nos rodea.
  4. Estimular la memoria emocional.

La sesión especial de cine se despide con el hombre más feliz de la Tierra: Gene Kelly cantando bajo la lluvia.

Nuestros espectadores también salen felices de la sala. ¡Han engañado a la enfermedad un buen rato, a golpe de fotograma!

Próxima visita: lunes, 7 de mayo, a las 11.30 h

Entrada gratuita

Reservas al correo electrónico alzheimart@cccb.org o al teléfono 933064100

El CCCB y el Dia Mundial del Alzheimer

21 de septiembre de 2011 No Comments

Hoy miércoles 21 de septiembre se celebra el Día Mundial del Alzheimer. La Organización Mundial de la Salud y el Alzheimer Desease International han elegido esta fecha para dar a conocer la enfermedad y todas aquellas iniciativas que instituciones y entidades de todo el mundo llevan a cabo en relación con ella.

Las asociaciones de familiares de enfermos de Alzheimer de nuestro país organizan actos de todo tipo y destaca el Global Alzheimer’s Research Summit que se celebrará en Madrid los próximos días 22 y 23 de septiembre.

El CCCB se suma a esta jornada conmemorativa recordando que hace un año inició un programa de visitas comentadas a sus exposiciones especialmente diseñadas para enfermos de Alzheimer y sus cuidadores.

El programa está abierto a todas aquellas personas afectadas por la enfermedad degenerativa en su fase inicial y a todos sus familiares y cuidadores. Un lunes de cada mes el CCCB abre sus exposiciones con la voluntad de brindar la oportunidad de seguir disfrutando del arte y la cultura después del diagnóstico.

Hasta ahora unas ochenta personas han podido atender las visitas a las exposiciones Por Laberintos, La Trieste de Magris y Brangulí. Barcelona 1909-1945. A partir del mes de octubre volvemos a abrir las muestras del CCCB a los enfermos de Alzheimer y sus familiares con la voluntad de mejorar su calidad de vida.

Las visitas son un estímulo intelectual, permiten establecer conexiones entre vivencias personales y el mundo, evocan memorias lejanas y promueven el desarrollo personal. Pero, sobre todo, ofrecen un rato único para compartir, aprender, reír y emocionarse.

Imágenes de una visita a Brangulí. Barcelona 1909-1945. Fotos de Irene Ruiz

Puede concertar una visita a través de alguna de las siguientes vías:

Teléfono: 933064100

Correo electrónico: alzheimart@cccb.org

Recepción de oficinas del CCCB: C / Montalegre, 5 – 08001 Barcelona

Trieste, Magris y Alzheimer: una combinación posible

17 de mayo de 2011 No Comments

La exposición “La Trieste de Magris” tiene que visitarse en compañia.

La exposición “La Trieste de Magris” tiene que visitarse, al menos, con tres de los cinco sentidos: vista, oído y tacto.

Si lo hacéis así, aunque la muestra hable de una ciudad italiana poco turística y de un escritor, Claudio Magris, más bien poco leído, todo el mundo saldrá de las salas de exposición habiendo vivido una experiencia única. Incluso los enfermos de Alzheimer.

El octubre pasado el CCCB inició un programa de visitas a nuestras anteriores exposiciones para enfermos de Alzheimer, acompañados por sus familiares y cuidadores. La primera experiencia la tuvimos con la muestra “Por laberintos” que ya explicamos en este blog.

Con “La Trieste de Magris” los tres responsables de esta iniciativa, de entrada, frunzimos el seño. La combinación Trieste, Magris y Alzheimer nos parecía impossible.

Pero finalmente pasó lo contrario. El magnífico montaje de la exposición realizado por la arquitecta italiana Paola Navone que interpretó a la perfección el guión del comisario, Giorgio Pressburger, ayudó mucho.

El recorregut expositiu és un viatge pels principals escenaris de la ciutat de Trieste, els del passat i els del present. És una invitació a conèixer els intel·lectuals que hi van viure, treballar i crear. És un passeig pels racons de la ciutat, els que Magris descriu en els seus llibres.

Els malalts que ens van acompanyar en aquest viatge estaven oberts a sentir, a escoltar, a debatre, a preguntar, a riure, a emocionar-se. I qui s’emociona, emociona.

Sí, l’exposició “La Trieste de Magris” s’ha de visitar en companyia. I encara més si la companyia és tan bona.

Imatges de la visita per malalts d’Alzheimer del 2 de maig Fotografies: Irene Ruiz Auret

12